NOCTURNA 2019 Día 3

por José Luis Pascual

Alcanzamos el tercer día del festival, y el cansancio derivado de visionados y madrugones (no puedo librarme del trabajo estos días) empieza a hacer estragos. En esta tercera jornada me he quedado en dos películas, que como siempre paso a desgranar a continuación acompañadas de los cortometrajes incluidos en cada sesión.



KOKO-DI, KOKO-DA (Johannes Nyholm, 2019)
Una de las propuestas más originales del festival, Koko-Di Koko-Da se apoya en un contenido simbólico para ofrecer una oscura fábula sobre la pérdida y su aceptación. Con un tono que alterna la frialdad de un Haneke con el esperpento de un Lanthimos, la película de Johannes Nyholm imprime una mirada única y personal que la convierte en una apuesta fascinante.
Su estructura a base de repetir un bucle remite a la estancia en el purgatorio, y lo hace abrazando un folclore muy interesante al que se añaden además un par de secuencias de animación teatralizada que aportan un toque poético. Con esto, pudiera parecer que Koko-Di Koko-Da se adscribe más al fantástico que al terror, pero la atmósfera que recubre la película me resulta bastante inquietante, amén de desprender una tensión palpable durante muchos minutos.
Película de las que hacen pensar, hasta el momento es mi ganadora del festival.
FINALE (Soren Juul Petersen, 2018)

Cinta danesa basada en una novela de Steen Langstrup y rodada en inglés que falla al intentar jugar dos cartas al mismo tiempo. Por un lado, quiere recrear la tensión de una típica producción de espacio cerrado, conteniendo a las protagonistas en la gasolinera en la que trabajan en turno de noche. Por otro, se inclina hacia el puro torture porn de ambientes sórdidos y violencia explícita. En ambos empeños Finale se queda corta, no llegando a ofrecer un conjunto satisfactorio. Creo que si el guion se hubiese centrado en uno de los dos aspectos, la película hubiera ganado muchos enteros.
Se agradece la intención de sumar cierto componente de crítica en cuanto a las limitaciones de privacidad que sufrimos en la actualidad, pero de nuevo esto queda algo diluído entre los clichés habituales de este tipo de películas. Además, me quedé con las ganas de saber el resultado de la final (finale) que juega Dinamarca. 


CORTOMETRAJES
THE LAST WELL (Filip Filkovic, 2018)

Historia de tintes postapocalípticos que nos lleva a una Tierra en la que el agua prácticamente ha desaparecido del planeta. Con ello, el cortometraje nos conduce con pocas palabras a un mundo despiadado en el que el líquido elemento es el bien más preciado y codiciado. Encuentro que es un corto que no precisaba de tantos minutos para desarrollar su trama, y que parece el resumen de una película larga. Mi impresión es que funcionaría mejor centrándose en una idea o escena en lugar de intentar abarcar tanto. Aun así, no está mal.




CASA (Alberto Evangelio Ramos, 2019)

Casa es uno de esos cortos que van al grano, condensando en pocos minutos su idea. Con un arranque en el que una agente inmobiliaria enseña un piso a una joven pareja, el corto rápidamente entra en parámetros retorcidos. Sin ser una historia demasiado novedosa, su ritmo, atmósfera y trasfondo de crítica social lo convierten en una pieza agradecida y recomendable. ¡Y tiene sangre! 


Deja un Comentario

También te puede gustar