Sala de Autopsias Nº4: Adaptaciones literarias al cine que quizás no conocías (Parte2)

por David P. Yuste

Bienvenidos seáis todos y todas de nuevo a mi rincón favorito de trabajo, LA SALA DE AUTOPSIAS NÚMERO 4.

En esta ocasión no voy a extenderme demasiado en la presentación, y sin más demora voy a pasar a exponeros el asunto que nos trae aquí. Si bien recordaréis (a no ser que alguno se despistara, en cuyo caso le recomiendo que lea antes el primero) en el artículo anterior confeccioné una lista de películas, muchas de ellas bastante reconocibles, que eran a su vez adaptaciones de textos literarios.

Es muy habitual que esas obras para la gran pantalla causen un gran revuelo e incluso sean éxitos de taquilla, mientras que los trabajos escritos queden relegados a un segundo plano o incluso pasen desapercibidos. Como cinéfilo, ávido lector y escritor, quería reivindicar dichas novelas, relatos, etc., responsables de verdaderas películas de culto. Por ello, paso a presentaros la segunda parte de este reportaje, en el que de nuevo vuelvo a presentaros estas cintas, todas ellas adaptaciones, ordenadas cronológicamente. Sin importar mis preferencias o gustos, aunque es posible que cuando hable de alguna se me vea un poco el plumero.

¿Estáis preparados?

Volved a agarraros con fuerza, porque esta vez la camilla va a entrar con más fuerza a la sala y emplearé el bisturí con más energía que la vez anterior. Pero tranquilos, os prometo que saldréis de una pieza… O no, quién sabe. Puede que esta vez no volváis todos completos.

No me miréis así. De vez en cuando, uno debe darse un capricho. ¿No os parece?

TIBURÓN

Título original: Jaws.

Año: 1975.

País: Estados Unidos.

Dirección: Steven Spielberg.

Guion: Peter Benchley, Carl Gottlieb.

Reparto: Roy ScheiderRobert ShawRichard DreyfussLorraine GaryMurray HamiltonCarl GottliebJeffrey C. Kramer, Peter Benchley.

Género: Terror/ Suspense/ Ataques de animales.

Un clásico del terror sorprendente para su época, y el cual posiblemente sea de los que haya provocado más traumas y fobias en varias generaciones de adolescentes (y en otros bastante más jóvenes). Una obra de un recién iniciado Steven Spielberg que, con pocos medios, consiguió que muchos de nosotros nos lo pensásemos dos veces antes de meternos en el agua cuando llegaba el verano e íbamos a la playa en familia.

En cuanto al argumento se refiere, creo que hay poco que añadir. Como obra de culto que además han emitido innumerables ocasiones en televisión, doy por hecho (disculpad si me equivoco) que gran parte de vosotros y vosotras la habréis visto, al menos una vez. En cualquier caso, por si las moscas, aquí os dejo un breve resumen de su sinopsis:

En un pequeño pueblo de la costa de Estados Unidos se empiezan a producir una serie de ataques, según indican las primeras pesquisas, de un tiburón. El jefe de policía Martin Brody, interpretado por Roy Scheider (2010: Odisea dos, La casa Rusia, El castigador), comenzará una investigación. Viendo el peligro que esto conlleva, con la temporada de verano encima, recomienda clausurar las playas hasta que encuentren al depredador. Sin embargo, el alcalde, temiendo las pérdidas económicas que esto podría suponer para dicho pueblo, le quita hierro al asunto y pasa por alto estas recomendaciones.
Un biólogo marino llamado Matt Hooper, Richard Dreyfuss (Encuentros en la Tercera Fase, Profesor Holland, Poseidon 2006), se interesará por el caso y analizará los restos de las víctimas, confirmando que han muerto por el ataque de un escualo. Mientras tanto, unos pescadores capturan un tiburón tigre. Con eso, el alcalde se dará por satisfecho  y dará carpetazo al caso. Sin embargo, Brody y Hooper examinarán el contenido de dicho animal y descubrirán lo que ya sabían: que no es el responsable de tan horribles muertes.
Una serie de sucesos llevará a ambos hombres a alquilar los servicios de un veterano cazador de tiburones llamado Quint, a quien presta su rostro un curtido Robert Shaw (Misión de valientes, Desde Rusia con Amor, Robin y Marian), y en su pequeño barco llamado “El orca” pondrán rumbo mar adentro para dar caza al peligroso asesino de hombres que ha sembrado el caos en la pequeña localidad…

Hasta aquí la información sobre este film. Ahora pasamos a desgranar una información que tal vez muchos no conozcan, y que como en la anterior entrega pretendo que descubráis. Sí, amigos y amigas, efectivamente (no creo que viendo el título del artículo os llevéis ninguna sorpresa) Steven Spielberg se basó en la novela del escritor Peter Benchley, publicada tan solo un año antes para realizar esta exitosa cinta.

Lo curioso de este trabajo es que fue una novela realizada por encargo, la cual fue leída por dos productores de cine a los que les fascinó, y decidieron comprar sus derechos cinematográficos antes incluso de que saliera al mercado. Eso, por supuesto, contribuyó a que la novela fuera un éxito de ventas. Posteriormente, el equipo de Spielberg comenzó con el rodaje de dicho largometraje, para el cual Benchley colaboró aportando su granito de arena en el guion.

A eso es a lo que yo llamo sacarle rentabilidad a una obra literaria.

En cuanto a las diferencias entre ambos trabajos, deciros que para la película se eliminaron varias subtramas que daban mayor profundidad  a la novela, y de paso mayor suspense, y fueron sustituidas por más escenas del gran tiburón blanco. Eso lo convertía en el eje y real protagonista del producto final.

Peter Benchley

AULLIDOS

Título original: The Howling.

Año: 1981.

País: Estados Unidos.

Dirección: Joe Dante.

Guion: John Sayles.

Reparto: Dee WallacePatrick MacNeeDennis DuganChristopher StoneBelinda BalaskiSlim PickensJohn CarradineRobert PicardoDick MillerKevin McCarthyElisabeth Brooks,

Género: Terror/ Hombres lobo.

Manual práctico de las cosas que no debes hacer si intentas alejarte de todo, pretendiendo escapar así del peligro, el estrés y de traumas recientemente vividos. Eso, claro, a no ser que quieras acabar metido directamente en la boca del lobo…

En este film dirigido por el carismático Joe Dante (Piraña, Gremlins, El Chip Prodigioso), se nos pone en la piel de una reportera que trabaja para televisión, que tras seguir el caso de un asesino en serie se verá acosada por él. Dicha periodista, llamada Karen White  —Dee Wallace (Las colinas tienen ojos, Cujo, Critters), la reina del terror por excelencia—, se presta a quedar con el asesino en un cine porno como señuelo para que la policía lo detenga. Sin embargo, cuando se topa frente a frente con dicho maníaco, Karen se llevará una sorpresa para la que no está preparada y comenzará a gritar presa del pánico, lo que hará que la policía entre en acción y terminen abatiendo a tiros al criminal.
Tras esta terrible experiencia, nuestra protagonista sufre una amnesia parcial sobre el suceso. Su terapeuta, el Dr. Waggner la envía junto a su esposo Bill a lo que se conoce como “La Colonia”, un complejo turístico donde van muchos de sus pacientes a recuperarse. Cuando llegan allí, Karen enseguida nota que el ambiente es algo extraño y peculiar. Durante sus primeras noches en el balneario, comenzará a escuchar aullidos y peculiares sonidos que llegan desde el exterior del bungalow donde se alojan.
Poco a poco, la atmósfera irá enrareciéndose hasta el punto de que lo que parecía que podía ser una terapia para afrontar sus traumas, se convierte en la peor de sus pesadillas.

Pasamos sin más dilación al punto que nos interesa, y que es el que pretendemos abordar con este artículo. Aullidos se basa en la novela publicada bajo el mismo título, The Howling, tan solo unos años antes, concretamente en 1977, y su autor fue el novelista Gary Brandner.

Brandner se hizo muy popular, sobre todo gracias al éxito que tuvo su trilogía que usa como premisa esta primera novela. Por desgracia, ninguno de esos textos se han adaptado (al menos que yo sepa) al castellano.

La premisa de esta obra contiene cierta similitud con la película de Dante, aunque su adaptación es bastante libre. El cineasta supo elegir con gran maestría los elementos que necesitaba para realizar un largometraje efectivo y, a día de hoy, también de culto. Por ejemplo, en la novela su protagonista es brutalmente violada estando embarazada y sufre un aborto. Es su marido quien decide que se alejen de Los Ángeles y se muden a un pequeño pueblecito llamado Drago. Todos en el pueblo son extremadamente amables, algo que inquieta a Karen. Allí conocerán a una pareja con la que hacen buenas migas, pero no tardará en descubrir que no todo es tan perfecto e idílico.

Además, en la novela también se habla sobre cierta leyenda de un hecho misterioso acaecido en el siglo XVI. Concretamente habla de la destrucción de un pueblo que hacía frontera entre Grecia y Bulgaria y del que se desconoce el origen de dicho desastre.
Por lo demás, efectivamente hay hombres lobos al igual que en el largometraje, y el escritor, con gran maestría, sabe jugar muy bien con el suspense introduciéndonos en un particular juego para tratar de desentrañar cuál de todos los personajes es el licántropo que los acecha.

Para finalizar, quería dejaros un par de anécdotas que me parecen bastante curiosas:

–En 1980, la película ganó el Saturn Award como mejor película de terror.

–Para conseguir la transformación de los personajes en hombres lobo, algo novedoso por aquel momento, se empleó una técnica similar al stop-motion (técnica de animación que consiste en aparentar movimientos de objetos por medio de una sucesión de imágenes). Así, fueron grabando metraje a metraje cada proceso de maquillaje de los actores, que posteriormente fueron unidos dando ese potente efecto final para la época en la que se realizó.

Aullidos se convirtió en una franquicia muy rentable de la que se llegaron a rodar siete películas.

–Por aquellos años, dado el éxito de las películas sobre licántropos, se estrenaron casi a la vez Aullidos, Lobos humanos y Un hombre lobo en París (John Landis).

Gary Brandner

LA COSA

Título original: The Thing.

Año: 1982.

País: Estados Unidos.

Dirección: John Carpenter.

Guion: Bill Lancaster.

Reparto: Kurt RussellWilford BrimleyKeith DavidDavid ClennonRichad DysartDonald MoffatRichard MasurT.K. CarterCharles HallahanPeter MaloneyJoel Polis

Género: Terror/ Ciencia Ficción.

La representación más clara del terror en sus múltiples facetas: un horror indescriptible e incatalogable, hasta el punto de no saber con seguridad qué “cosa” es en realidad. En este film se deja algo muy claro: que a veces, lo más sobrecogedor puede venir de lejos, y a la vez, aguardar pacientemente muy cerca, más de lo que creemos, esperando a que lo despertemos.

Otra gran obra de culto para los amantes del cine de terror y ciencia ficción. Estrenada en 1982 y dirigida por el maestro John Carpenter (La noche de Halloween, Están vivos, Fantasmas de Marte). En ella, los miembros de una estación estadounidense de investigación escuchan una serie de disparos y explosiones que los ponen en alerta. Enseguida comprueban atónitos que un helicóptero persigue a un perro de raza Alaskan Malamute mientras le disparan desde el aire con un fusil.
Hay un incidente entre los americanos y estos noruegos que pilotaban el helicóptero, y los últimos acaban muertos. De entre el equipo de la expedición, uno de ellos (Bennings) es herido y llevado a la enfermería, mientras que al perro lo llevan a la perrera junto a otros tantos que tienen allí en su base. Debido al terrible enfrentamiento, este grupo de investigación intenta contactar por radio sin éxito para informar de lo ocurrido y averiguar qué está pasando. Así pues, el piloto R. J. MacReady, al que pone cara un conocidísimo Kurt Russell (Golpe en la pequeña China, Grindhouse: Death Proof, Bone Tomahawk), acompañado por el doctor Cooper ponen rumbo a la estación noruega para buscar algún indicio que explique todo aquel embrollo. Cuando llegan, sin embargo, se encuentran la base en ruinas y una habitación con un enorme bloque de hielo en el que hay una cavidad en el centro.
Al salir encontrarán, atónitos, una criatura con dos cabezas que ha sido quemada. Decidirán llevársela para analizarla. Dicha autopsia determinará que no es humana. Mientras tanto, en la perrera, el perro que recogieron sufre una transformación en un ser deforme y grotesco que no solo atacará al resto de perros, sino que escapará y sembrará el caos en la base estadounidense.
El equipo tendrá que aunar fuerzas para combatir a este ser desconocido con la capacidad de adoptar e imitar el comportamiento de cualquier entidad con la que entre en contacto. Enfrentamientos entre el equipo, muertes, y desconfianza serán los ingredientes que marcarán la historia y que será determinante para la supervivencia de todos ellos.

Antes de pasar a hablaros del origen y el germen que propició en parte esta cinta, me gustaría dejaros algunos datos anecdóticos que me parecen sumamente interesantes.

Para comenzar, tengo que deciros que además de en la obra literaria, Carpenter se inspiró para su película en una versión anterior, The Thing from Another World (1951). Como buen amante del cine de ciencia ficción, para crear su largometraje realizó un híbrido entre este film, incluyendo algunas escenas similares, pero ciñéndose más a la trama de la novela.

Del trabajo de Carpenter, no solo se lanzó una precuela en 2011 con el mismo nombre, sino que además ha servido como inspiración para cómics, juegos de mesa y hasta videojuegos (The Thing, PS2).

Un último dato que quiero añadir antes de continuar. Muchos seguro que no sabrán que el célebre Ennio Morricone, compositor especializado en bandas sonoras para el cine, y al que muchos conocerán sobre todo por sus míticas creaciones para spaguetti westerns entre muchos otros géneros, realizó esta asfixiante banda sonora que logra crear una atmósfera sumamente efectiva y sobrecogedora.

Ahora sí, amigos y amigas, vamos con el enigmático manuscrito que sirvió en parte de base para esta película.

Esta novela corta en cuestión se titula, como bien podéis ver en su portada, Who Goes There?, obra publicada bajo seudónimo (Don A. Stuart) en 1948 en la revista Analog Science Fiction and Fact. Su creador fue en realidad John W. Campbell Jr., editor y escritor de ciencia ficción, que escribió para esta revista diversos relatos y trabajos con numerosos nombres falsos.

Su argumento, como decía antes hablando del producto para la gran pantalla, es similar aunque posee grandes diferencias. La premisa es la misma, un grupo de investigadores en una base científica realizan a cabo diversas tareas, en busca de nuevos descubrimientos. A partir de aquí, ya la cosa se desvía. Encuentran por accidente una nave espacial congelada en medio del hielo, y en cuyo interior hay un ser alienígena que creen muerto. Realizan varias voladuras para extraer dicho artefacto, pero por accidente destruirán parcialmente el objeto volador. Sin embargo, y como consecuencia de ello, dicho ente queda liberado y vuelve a la vida. A partir de aquí retomamos el hilo de la película, ya que dicha criatura puede adquirir no solo el aspecto de cualquier ser vivo, sino también sus facultades y recuerdos.
De esa manera, el escritor nos arrastra de nuevo a una historia de paranoia, desconfianza y gran peligro para todo el grupo de científicos.

Un dato de lo más curioso, y que no sabía hasta hace poco, es que Campbell había escrito una obra más amplia y completa. En este caso una obra titulada Frozen Hell, que englobaba dicha historia y que redujo y adaptó a un formato más pequeño para su publicación como Who Goes There?

Dicho trabajo, según tengo entendido, se ha publicado en 2019 en su versión original (el inglés). Una información que dejo a aquellos y aquellas curiosos que deseen investigar un poco más sobre ello.

John W. Campbell, Jr.

BAXTER

Título original: Baxter.

Año: 1989.

País: Francia.

Dirección: Jérôme Boivin.

Guion: Jacques Audiard, Jérôme Boivin.

Reparto: Lise DelamareJean MercureJacques SpiesserCatherine FerranJean-Paul RoussillonSabrina LeurquinDaniel RialetEvelyne DidiRémy Carpentier.

Género: Terror/ Suspense/ Comedia negra.

¿Qué podría llegar a suceder si adoptas a un perro, y resulta ser un sociópata? Sí, eso mismo. Un sociópata. Pero no solo eso, sino que debido a ello posee una capacidad de raciocinio propia de los humanos; capaz así de concebir un sinfín de ideas, no todas buenas.

Solo podrás averiguarlo si te animas a adoptar a este Bull Terrier llamado Baxter…

Un film relativamente desconocido a pesar de ser sumamente entretenido, además de aportar frescura al género.

Sobre esta película no quiero daros demasiada información, ya que os estropearía el argumento, que desde el principio ya es bastante llamativo. Tan solo deciros que Baxter, un perro de raza bull terrier, es adoptado por una anciana a la que desprecia no solo por sus hábitos o costumbres, sino sobre todo por su estilo de vida anodino e insulso. Por ese motivo, y a raíz de conocer a sus vecinos de enfrente (Baxter se quedará prendado de la joven que compone dicha pareja), planea asesinar a su actual dueña, con el propósito de ser adoptado por ellos.

Ya desde el primer momento te introduces en la mente del can, como veis algo sumamente curioso, poniendo de manifiesto la clara personalidad sociópata de este perro y su forma de ver a los humanos, quedando patente que hará cualquier cosa con tal de conseguir sus propósitos.

El siguiente trabajo literario del que vamos a hablar, y en el cual se basa este largometraje francés, fue titulado originalmente como Hell Hound, novela que salió al mercado en 1977 y fue escrita por Ken Greenhall.

En esta obra, Greenhall (un escritor tardío y por desgracia poco conocido, a pesar de que cuenta con grandes obras a sus espaldas) nos da una visión de la clase media americana a través de los ojos de Baxter. En este trabajo no falta el humor peculiar del novelista y también la crítica, en ocasiones ácida y corrosiva.

Su argumento no dista demasiado de la película, ya que su adaptación fue bastante fiel a la novela. De hecho, retrata bastante bien lo que pretendía expresar su autor en ella.

Sí que me gustaría dejaros un breve extracto de este libro para que os hagáis una idea de la genialidad y maestría que se esconde entre sus líneas:

“¿Cuáles son las posibilidades de mi fortaleza? Ese es un pensamiento que nunca antes había tenido. ¿Qué pasaría si alguna mañana, cuando la anciana se parara al pie de la escalera, de repente sintiera un peso empujando contra la parte posterior de sus piernas? ¿Qué pasaría si ella se lanzara hacia adelante, agarrando el aire y golpeando su delgado cráneo contra el borde de una escalera? ¿Qué sería de mí si la encontraran inmóvil al pie de la escalera?”

Para no alargarme más, antes de pasar a la siguiente cinta, os dejo simplemente un par de datos que seguro serán de vuestro agrado.

Ken Greenhall escribió una primera novela titulada “Elizabeth”, y lo hizo empleando como seudónimo el nombre de soltera de su madre, Jessica Hamilton. Una historia sobre brujería muy interesante publicada en 1976, y que aborda el terror desde el punto de vista de una niña que descubre que es bruja, y posee poderes sobrenaturales. Una chica que mantiene una tortuosa relación con su familia y la cual, con sus capacidades especiales, convertirá sus vidas en una pesadilla.

–El segundo dato, que me he guardado para el final, es que esta fantástica novela está disponible desde marzo de este año 2020 traducida al castellano con el título de Baxter, y editada por La Biblioteca de Carfax. Todo un lujo al que no deberíais resistiros, y aprovechar que podéis haceros con ella, ya que no os va a defraudar.

Ken Greenhall

THE RELIC

Título original: The Relic.

Año: 1997.

País: Estados Unidos.

Dirección: Peter Hyams.

Guion: Amy Holden Jones, John Raffo, Rick Jaffa, Amanda Silver.

Reparto: Penelope Ann MillerTom SizemoreLinda HuntJames WhitmoreClayton RohnerChi Muoi LoThomas RyanRobert LesserBrian Steele.

Género: Terror/ Criaturas sobrenaturales.

Si una cosa hemos sacado en claro del cine y la literatura, es que los arqueólogos y cazatesoros no aprenden de sus errores, obviando las supersticiones y creencias populares de las culturas que viven en las regiones que exploran, anteponiendo siempre su afán por descubrir. Y es que, en ocasiones, lo que para algunos puede ser un hallazgo arqueológico de gran valor, para otros puede suponer la línea que los separará de la vida y la muerte.

The Relic es un film de terror con tintes sobrenaturales que en su momento tuvo un éxito notorio, en unos años en los que estaban de moda las cintas sobre criaturas extraordinarias que acechaban a los humanos para darles caza (véase como ejemplo The Mimic, de Guillermo del Toro, estrenada ese mismo año).
Su argumento nos sitúa en el Museo de Historia Natural de Chicago, donde un vigilante de seguridad aparece una mañana terriblemente mutilado y decapitado. El teniente de la policía Vincent D´Agosta, interpretado por Tom Sizemore (Salvar al soldado Ryan, El cazador de sueños, Red), un sujeto tan inteligente como supersticioso, será el encargado de dirigir el caso. Para su investigación contactará con la doctora en biología Margo Green, Penelope Ann Miller (Atrapado por su pasado, The Messengers, The Artist), que junto a su equipo trabaja en el museo, y colaborará con el oficial para desentrañar lo ocurrido.

Enseguida descubrirán que el crimen tiene relación con una serie de piezas recientemente llegadas al museo, procedentes de Brasil. Sin darse cuenta, se verán inmersos en una oscura historia de extrañas y violentas muertes, que los atrapará sin remedio, al igual que si hubieran caído en la tela de una araña.

Centrémonos a continuación en el meollo de la cuestión, que es a fin de cuentas lo que pretendo contaros con este reportaje.

Lo primero que añadiré es que la película The Relic es la adaptación libre de una novela (la primera de muchas, luego entraremos en detalles) escrita a cuatro manos por dos novelistas muy reconocidos. El título original de la obra traducido al castellano es El ídolo perdido, publicada en 1995, y es resultado del trabajo de Douglas Preston y Lincoln Child, colaboradores asiduos que tienen innumerables otras escritas juntos, y a los que les gusta, empleando términos coloquiales, crear sus novelas “codo con codo”.

Como comentaba antes, la adaptación se parece en algunos aspectos a la novela de estos dos escritores, aunque a la vez tiene muchos elementos que las separan, y a mi parecer las hacen irreconciliables.
En ella se trata, por ejemplo, el viaje que realiza el doctor Julian Whittlesey, liderando una expedición a Brasil en busca de una tribu que rinde culto a un dios lagarto, conocido como el Mbwun. El doctor desaparece y, un año después, un trabajador del puerto es brutalmente asesinado cuando el barco regresa a su punto de retorno con su carga y el resto de la expedición a bordo.
Posteriormente, ya en el Museo de Historia Natural de Nueva York (y no en Chicago, que es donde transcurre la película), empiezan a suceder extrañas muertes. A partir de ahí la línea argumental es más o menos similar.

Pero una de las principales diferencias, cuyo cambio marca profundamente ambas producciones, es que en el largometraje se elimina al agente especial del FBI Aloysius Pendergast, protagonista de la aclamada saga de novelas de Preston & Child, que surgieron a raíz de este primer trabajo (un total de dieciocho libros nada más y nada menos hasta el 2019 en la que por el momento es su última aventura: Versos para los muertos).

Para terminar, otros datos anecdóticos son que varios de los personajes que sobreviven en la novela son tachados de la lista en la película, muriendo a manos de la criatura. También añadir que en el trabajo original el final es abierto (de ahí los siguientes libros), mientras que en la cinta no, o que incluso el monstruo es diferente al que se describe en el escrito.

Douglas Preston y Lincoln Child

LOS SIN NOMBRE

Título original: Los sin nombre.

Año: 1999.

País: España.

Dirección: Jaume Balagueró.

Guion: Jaume Balagueró.

Reparto: Emma VilarasauKarra ElejaldeTristán UlloaPep TosarJordi DauderToni SevillaCarlos LasarteIsabel Ampudia

Género: Terror/ Sectas.

¿Qué estarías dispuesta a hacer por recuperar a una hija a la que creías muerta hace años? ¿Hasta dónde llegarías por volver a tenerla a tu lado y estrecharla entre tus brazos, aunque eso pueda suponer y entrañar un grave peligro para tu vida y también para todos aquellos que te rodean?

Otra adaptación de una novela de Ramsey Campbell realizada con gran calidad por uno de nuestros grandes directores patrios de terror: Jaume Balagueró (Darkness, Frágiles, Rec, Mientras duermes). Recordemos que en la primera parte de este artículo, hablamos de La influencia, dirigida por Denis Rovira.

En este largometraje de 1999 nos pondremos en la piel de Claudia, magistralmente interpretada por Emma Vilarasau (Utopía, Cruzando el límite, Los niños salvajes), una mujer que ve cómo su vida se rompe en mil pedazos cuando desaparece su única hija, Ángela. Esta pequeña de seis años, para desdicha de su madre, aparecerá muerta y terriblemente mutilada en un agujero cubierta parcialmente por agua. Para confirmar que es ella, se basan en dos pruebas que consideran fundamentales: un brazalete con su nombre, y que la pierna derecha del cadáver es cuatro centímetros más corta. Un dato que coincide con el de la menor.
Cinco años más tarde nos reencontramos con una Claudia destrozada e incapaz de superar la pérdida. Adicta a los tranquilizantes y divorciada, deja que su vida se escurra entre los dedos mientras que los días transcurren de una forma terriblemente lenta.
Uno de esos días, recibirá una llamada telefónica de una joven que afirma ser su hija, y que le dice que sigue con vida, y que por favor la busque. Que ellos pretenden matarla y que su vida está en grave peligro.
Tras esto, Claudia descubrirá una serie de pesquisas que le confirmarán (o eso al menos es lo que ella cree de manera férrea) que su pequeña Ángela no está muerta. Su camino se cruzará con el de un ex policía llamado Bruno, al que presta su rostro un reconocido Karra Elejalde (Acción Mutante, Tierra, Ocho apellidos vascos/catalanes) y Quiroga, redactor de una revista paranormal y otro veterano actor, Tristán Ulloa (Abre los ojos, Salvador- Puig Antich, Altamira). Juntos intentarán desentrañar el misterio en una carrera contrarreloj, para encontrar a la hija de Claudia la cual, según todo parece indicar, está en manos de una peligrosa secta.

Como decía al comienzo de este hilo, Los Sin Nombre es una adaptación notable de otra de las muchas novelas de Ramsey Campbell, que fue publicada en el año 1981 bajo el título original The Nameless.

Lógicamente, como toda adaptación, contiene ciertas diferencias y su guion se ha adaptado para que sea más sencillo de llevar a la práctica. Sin embargo, la cinta posee ese potente elemento de tensión y suspense que también consiguió imprimir el novelista a su libro.

El argumento original nos cuenta la historia de Bárbara, una editora literaria a la que, al igual que en la película, le secuestran a su hija y tiempo después aparece muerta. Desde ese incidente en la novela transcurren nueve años, mientras que en el film el tiempo es menor.
La historia comienza en Londres. Pero después de recibir la llamada anónima de su hija pidiéndole ayuda, su protagonista se desplazará por diferentes ubicaciones como las ciudades de Glasgow o Edimburgo. Sin embargo, en la obra literaria aparecen personajes que se obvian en el largometraje: desde el compañero de Bárbara, un hombre divorciado con una hija y que comprende su angustia; una mujer sin recursos que padeció lo mismo que ella y que la ayuda en la búsqueda, un periodista de investigación (este quizás el más parecido al que interpreta Tristán Ulloa)… Por lo demás, la ambientación, el aura oscura que va rodeando al personaje principal, la tensión y angustia que transmite, así como el desenlace, son muy reconocibles en la película.

Antes de acabar, os voy a aportar cierta información que creo que cuanto menos es curiosa, y a mi parecer digna de mención.

El director de cine Paco Plaza adaptó en 2002 otra novela de Ramsey Campbell. En este caso, El segundo nombre (también es casualidad que los títulos de los trabajos sean similares y aborden una temática parecida, relacionada ambas con el mundo de las sectas, aunque sí que es cierto que ambas cintas son de los mismos productores). Así que eso probablemente haya jugado con ese supuesto “azar” del que hablaba antes.

Además, (si sois muy fans del cine de terror, este dato lo conoceréis) ambos cineastas, Plaza y Balagueró, aunaron fuerzas para dirigir una película a modo de falso documental. Sí, por supuesto hablo de Rec. Posteriormente volvieron a juntarse para hacer la segunda parte de esta saga, y a partir de ese momento cada uno tomó su propio camino para terminar esta cuatrilogía (si me permitís el palabro).
Primero Paco Plaza se encargó de realizar Rec 3: Génesis, dando un giro a la serie cinematográfica en la que, a pesar de mantener la esencia gore y visceral, también es mucho más distendida y gamberra, existiendo incluso algunas notas de humor. Y Jaume Balagueró cerraría finalmente con Rec 4: Apocalipsis, volviendo a reconducirla por un aura más seria y oscura que caracterizaba a las dos primeras entregas.

Ramsey Campbell

LA MUJER DE NEGRO

Título original: The Woman in Black.

Año: 2012.

País: Reino Unido.

Dirección: James Watkins.

Guion: Jane Goldman.

Reparto: Daniel RadcliffeCiarán HindsRoger AllamSophie StuckeyJessica Raine

Género: Terror/ Terror Gótico/ Casas encantadas/ Remake.

Un hombre atormentado. Un encargo y una mansión abandonada que esconde un terrible y peligroso misterio. Una deliciosa y escalofriante historia de fantasmas al más puro y clásico estilo gótico.

Puede que esta adaptación llevada a la gran pantalla sea una de las más reconocibles de esta segunda parte del artículo. O bien puede que me equivoque. Sea como fuere es una historia muy interesante y muy bien planteada que a mí, particularmente, me encanta.

La historia nos sitúa en Inglaterra a finales del siglo XIX. Arthur Kipps, Daniel Radcliffe (saga Harry Potter, Swiss Army Man, Guns Akimbo), es un notario que ha sufrido la pérdida de su esposa durante el parto de su primer y único hijo. Una tragedia que con los años sigue sin superar. Eso ha hecho que se haya convertido en un ser triste y desesperado. Además, la situación en su empresa no es precisamente buena. Sus jefes, cansados de su bajo rendimiento, le hacen un último encargo: desplazarse a una pequeña localidad para vender la vieja mansión Eel Marsh. Debe venderse a toda costa, o de lo contrario será despedido, perdiendo así el único medio de sustento que tienen él y su hijo.
No le quedará más remedio que tomar un tren que lo lleve hasta el pequeño pueblo donde está dicha propiedad, dejando al muchacho a cargo de la niñera. Durante el trayecto se topa un personaje llamado Sam Daily, interpretado por Ciaran Hinds (Munich, Pozos de Ambición, series Juego de Tronos o T1 The Terror), que vive en dicha población y se dirige precisamente hacia allí. Una vez en el pueblo, Arthur se dará de bruces con un ambiente asfixiante y desagradable, y no tardará en descubrir no solo que todos los habitantes le rehúyen, sino que además ninguno de ellos lo considera bienvenido. Decidido a realizar la labor que se le ha  encomendado, llegará hasta la mansión: un edificio majestuoso y ruinoso a partes iguales, situado en una isla y separada por un largo camino del resto de la civilización, rodeado de marismas las cuales en función de las mareas convierten dicho camino en un lodazal impracticable.
Arthur empezará a trabajar recopilando documentos. Pero lo que no se esperaba es descubrir oscuros acontecimientos que ocurrieron en la casa, y que además de alguna manera están ligados a una maldición que amenaza no solo a su futuro, sino también al de todo el pueblo.

Vamos a pasar ahora si os parece a hablar un poco del trabajo que dio origen a esta película. La obra original es una novela de 1983 que se publicó con el mismo título, y que fue escrita por Susan Hill.

De este trabajo no solo se ha realizado una adaptación anterior a la que ocupa este espacio. Ya en 1989 se hizo una primera versión directamente para televisión que tuvo bastante éxito y que logró varias nominaciones a los premios Bafta de aquel año. Además, el mismo año del lanzamiento del libro se realizó una obra de teatro basada en ella, con un presupuesto relativamente modesto, y que sin embargo cosechó bastante éxito.

Una vez apuntalados estos datos como referencia, tengo que decir que esta nueva interpretación de La mujer de negro es bastante libre en cuanto al argumento se refiere. Para empezar, la autora de la novela la escribe como una novela gótica clásica. En eso sí coinciden varias historias. Sin embargo, el manuscrito empieza de una manera bastante distinta. Para empezar, el protagonista ya mayor, es quien cuenta la historia a través de unos escritos en los que rememora la terrible experiencia que vivió años atrás.
Ya casado y con cuatro hijos, narra en esos papeles los hechos. A diferencia del film, aquí Arthur es solicitado para que acuda al funeral de la señora Drablow, una anciana que vivía en una mansión destartalada y aislada de la civilización. Así, el protagonista deja a su novia en Londres y se desplaza hasta la pequeña población. A partir de aquí, la cinta sigue la senda tomándose ciertas licencias para conseguir el efecto de terror y suspense deseado en el espectador. Por lo que el argumento transcurre de una manera similar.
Eso sí, el final de la novela no tiene nada que ver con el mostrado en la película. Sí es cierto que posee los mismos tintes fatalistas, pero no tan definitivos como los del film.

Susan Hill

JOHN MUERE AL FINAL

Título original: John Dies at the End.

Año: 2012.

País: Estados Unidos.

Dirección: Don Coscarelli.

Guion: Don Coscarelli.

Reparto: Chase WilliamsonRob MayesPaul GiamattiClancy BrownGlynn TurmanDoug JonesDaniel RoebuckFabianne Therese

Género: Terror/ Cine Fantástico/ Comedia negra.

 

Una obra surrealista y divertida, pero también con una potente carga de terror, ciencia ficción y mucho humor negro, en la que se cambian los roles habituales para mostrarnos que, a veces, también los “pringaos” pueden convertirse en héroes y salvar a la humanidad…

El film que he elegido para cerrar este artículo tal vez se salga un poco de la tónica, o de la línea seguida a lo largo de estas páginas. Pero creo que era de recibo hablar de ella, ya que tanto la película como la novela son una mezcla explosiva. Un híbrido que aúna un puñado de elementos que la hacen poco habitual y casi única en el género de terror. Un trabajo dirigido por el mítico e idolatrado Don Coscarelli (Saga Phantasma, El señor de las bestias, Bubba Ho-Tep), que a pesar de no tener una filmografía extensa es considerado como un cineasta de culto.

En John muere al final, los primeros metrajes nos muestran a uno de sus protagonistas, en este caso a David Wong, mientras su voz en off nos habla acerca de un hacha. Un hacha con la que precisamente se le ve en la primera escena, frente a su casa y de rodillas en la nieve, empleándolo para decapitar a un personaje con una esvástica tatuada en la lengua. Dicho personaje ya está muerto, nos cuenta. Fue él quien le descargó un arma y llenó de agujeros su cuerpo. Aun así teme que vuelva a levantarse al igual que en las películas de zombis, por lo que no tiene ningún tipo de tapujos en tomar dicha precaución y cercenarle la cabeza.
En una sucesión de minutos del todo delirantes, se le ve yendo a una ferretería con el mango ensangrentado, mientras el dependiente lo mira atónito, y él pone excusas vagas sobre el motivo de las manchas. Esa hacha ya reparada se quedará en la ventana frente al fregadero. Sin embargo, en la primavera, vuelve a romperla, esta vez para matar una especie de babosa gigante dentada que aparece de la nada sobre la encimera de madera. Así, una vez más, vuelve a la ferretería de la primera vez, para comprar de nuevo piezas con las que reparar la susodicha herramienta, mientras el mismo dependiente lo observa sin dar crédito. El summum del “momento hacha”, llega cuando, al entrar por la puerta de su vivienda, la derriba el tipo al que decapitó, con una cabeza nueva sobre los hombros cosida con una especie de cable de plástico. El sujeto lo mira con sus fríos y muertos ojos y señala acusador el hacha, que David ya mantiene levantada para defenderse.

Así es como empieza esta magnífica comedia de terror con enormes pinceladas de ciencia ficción. Tras los créditos iniciales, volvemos a encontrarnos con Wong, sentado en la mesa de un restaurante oriental, con síntomas de estar drogado. Comenta que son los efectos secundarios de haberse “metido salsa”. Allí se ha citado con un periodista llamado Arnie Blondestone, interpretado por Paul Giamatti (Man on the Moon, La joven del agua, 12 años de esclavitud), al que tiene la intención de contar su historia.

Para no alargarme demasiado en cuanto a la sinopsis, pese a que el film se lo merece, voy a comentar un par de cosas que me parecen interesantes y de esa manera cerramos este apartado.

Esta cinta está narrada en varios tiempos, y va alternando entre pasado y presente a medida que va exponiendo los acontecimientos. De hecho, el primer salto lo da precisamente solo unos días atrás, cuando ya han acaecido todos los hechos que pretende narrarle a Blondestone.
David recibe de madrugada una llamada de su amigo John para que vaya a su casa. Allí le recibe con una chica sentada en su sofá, la cual le cuenta que ha oído hablar de ellos. Que se suelen encargar de este “tipo” de casos. Un David intrigado le preguntará qué sucede. Ella le dirá que su novio la acecha. El problema es que el susodicho lleva dos meses muerto.
Juntos, se dirigen hasta la propiedad de la chica y los hace bajar al sótano. Sentada a la escalera observándoles, se transforma en un puñado de serpientes y desaparece. Los dos protagonistas, atrapados allí, contemplan atónitos cómo de un arcón congelador salen rodando pedazos de carne de lo más variado: costillas, salchichas… Todos se juntan para dar forma a un ser grotesco que los confunde con su “archienemigo” el doctor Marconi, Clancy Brown (Los inmortales, Cementerio viviente 2, ¡Ave, César!). Ellos intentarán negociar con él, aclarándole que se ha equivocado. En un momento del todo hilarante, telefonearán a Marconi, al que ya conocen de sus vivencias del pasado, y le pasan el teléfono a la criatura (la cual podría ser perfectamente el menú para un día de barbacoa) para que discutan sobre el asunto. El doctor, desde el otro lado de la línea, la destruirá sin despeinarse con sus poderosas facultades.

Podría seguir hablándoos de ella durante mucho más rato. Pero es que opino que esta cinta es de las que mejor hay que ver para comprender el efecto que causa y sacar por uno mismo sus propias conclusiones.
Lo único que sí os puedo adelantar, es que en ella nos encontraremos con personajes de lo más extraño, una sustancia negra a la que llaman “salsa de soja”, la cual produce diversos efectos entre los que se encuentran poder hablar con los muertos, saltar en el tiempo, ver criaturas de otras dimensiones… Y no está por supuesto exenta de sangre, casquería y otros elementos propios de las comedias de terror más gamberras. En definitiva, una delicia de película, diferente y única en muchos aspectos, tanto o más como la propia novela de la que parte su premisa.

Pasamos ahora, como siempre, a hablar de la obra que ha sido la causante o fuente de inspiración para este trabajo. Es curioso que este texto comenzara publicado en internet a modo de webserial en 2001 por su autor bajo el seudónimo de David Wong. Sin embargo, tal fue su éxito, que en 2004 se convirtió en manuscrito y posteriormente se publicó en 2007 en formato bolsililbro.

En 2014 la Editorial Valdemar adquirió sus derechos y la lanzó al mercado español con el título original John muere al final, que coincide con el del largometraje. En dicha edición el propio autor, cuyo verdadero nombre es Jason Pargin, cuenta la anécdota de cómo decidió colgarlo en un blog en pequeños fragmentos, convencido en aquel momento de que ese trabajo nunca llegaría a nada. De ahí el publicarlo de manera libre y gratuita.

Tengo que decir que el largometraje de Coscarelli es bastante fiel a la novela. Un libro que brilla por un delirante derroche de imaginación, repleto de monstruos inconcebibles, sustancias imposibles y personajes surrealistas. Pero ojo, no exenta tampoco de momentos de terror, pese a la carga de humor negro que contienen sus páginas.

No voy a hablaros de las diferencias que hay entre ambos trabajos, ya que como sabéis y hemos visto a lo largo de los dos artículos, siempre los directores (y, sobre todo, los guionistas) se toman ciertas licencias para realizar algunos cambios, que o bien creen necesarios o que piensan que puede dotar a su obra de mayor carácter.
Según he podido averiguar tras un extenso proceso de documentación, además de este trabajo, Jason Pargin posteriormente ha realizado dos secuelas tituladas respectivamente Este libro está lleno de arañas (2012) y Qué diablos acabo de leer (2017).

Y con esto, finalizamos el análisis de John muere al final. Quien esté interesado en conocer las dos versiones de esta genial obra, que se haga con la novela y posteriormente vea la película (yo al menos es lo que recomiendo siempre, nunca al revés). Seguro que no os arrepentiréis.

Jason Pargin

Bueno, pues con esto hemos llegado de nuevo al final. ¿Veis? Al final he sido bueno y ninguno se lleva a casa un costurón. Para que después digáis que en mi sala de autopsias no se os trata con cariño.

Volviendo al tema en cuestión, con esto hemos dado un repaso a las principales adaptaciones literarias llevadas al cine de las que quería hablaros. Espero que os haya gustado este pequeño homenaje, que no es otra cosa en definitiva que una pequeña reivindicación y apoyo a la literatura, que pienso también es importante y necesaria, pese a ser gran amante de todas las modalidades de arte y cultura.

Como siempre, espero veros pronto de nuevo por aquí.

Estoy preparando un nuevo artículo que seguro os va a encantar y que tal vez tengáis por aquí antes de lo que esperáis.

Apropiándome de aquella famosa frase que ya mencioné la última vez a modo de despedida: “Que tengáis felices pesadillas”.

¡Hasta pronto!

2 comentarios

Franky
Franky julio 13, 2020 - 9:55 pm

Acerté con mi vaticinio de John muere al final. Para mí esa novela es, en términos estrictamente rigurosos con la realidad, la REPOLLA. Además Don Coscarelli es de mis favoritos. Excelente recopilación.
Tiburón es también, siempre lo cuenta, puede que lo sepas, la peli y novela favorita de Joe Hill.
Bacter siempre me echò para atrás, pero me has dado argumentos para darle una oportunidad al chucho.

Responder
David P. Yuste
David P. Yuste julio 13, 2020 - 9:59 pm

En este artículo, como ya podrás adivinar, querido compañero, nada es por casualidad… 😁😉

Responder

Deja un Comentario

También te puede gustar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Aceptar Leer más