Visionados en breve 55: Expediente Warren 3, Un lugar tranquilo 2, Tiburón blanco, Oxígeno

por José Luis Pascual
EXPEDIENTE WARREN 3: OBLIGADO POR EL DEMONIO (Michael Chaves, 2021)

La saga de los Warren sigue su curso, en esta ocasión tratando un caso de exorcismo a un niño. Expediente Warren 3 arranca muy bien, con una escena potente que da paso a un desarrollo que, poco a poco, va perdiendo interés. El ritmo es lastrado por algunas escenas intrascendentes y el giro hacia el thriller policíaco, unido a un incremento sospechoso en las habilidades de Lorraine, le resta, en mi opinión, peso a la película. Pero lo peor es que la frescura se ha perdido, y que la saga no se diferencia demasiado de cualquiera de sus spin-offs. Pese a ello, y aunque se nota que James Wan no está al mando, puedo recomendarla como una producción de género decente. 

UN LUGAR TRANQUILO 2 (John Krasinski, 2020)

Pese a la cierta originalidad de su planteamiento, Un lugar tranquilo me pareció desaprovechada en su potencial. La secuela, dirigida también por John Krasinski, no deja de ser una repetición esquemática que arrastra las virtudes (atenuadas por la falta de sorpresa en su premisa) y los errores de su predecesora. De nuevo encontramos lo mejor en el arranque, una secuencia estimulante que sabe jugar con la tensión y la espectacularidad. A partir de ahí todo suena a trillado y carece de cualquier novedad. Krasinski parece querer emular a Spielberg en muchos tramos, pero es evidente que le queda mucho trecho por recorrer hasta llegar a ello. Entretenida pero muy olvidable. 

TIBURÓN BLANCO (Martin Wilson, 2021)

La película de tiburones de este año es una de las peores que he podido ver en este subgénero (no cuento Sharknados y derivados). Tiburón blanco tiene todas las hechuras de un telefilme barato, y acude a técnicas de montaje propias de los exploit italianos sobre escualos que se produjeron en los años 80. Nada se salva en esta producción de tedioso ritmo, ni el absurdo y a ratos risible guion, ni las lamentables interpretaciones de actores de segunda, ni las pocas escenas de acción en las que los tiburones aparecen (el cgi es de playstation 1). Poco se pide a este tipo de películas, pero qué menos que un poquito de tensión y alguna escena potente. Ni eso.

OXÍGENO (Alexandre Aja, 2021)

A menudo se le achaca a Netflix el dotar a sus películas de una pátina fría y poco cinematográfica, más virada hacia el telefilme que hacia una verdadera producción destinada a estrenarse en salas de cine. Con Oxígeno encontramos exactamente eso. Alexandre Aja nos propone una especie de Enterrado futurista, transcurriendo toda la película en el interior de una cápsula con poco margen de movimiento. Muchos de los trucos utilizados para alargar la trama ya los hemos visto anteriormente, pero es cierto que, dentro de la falta de novedad, el director (y la interpretación de Mélanie Laurent) logra mantenernos interesados hasta el final. Y es ahí, en el desenlace, donde la cinta intenta innovar, aunque ya dejo a criterio de cada uno si lo consigue. Para mí, no.

Deja un Comentario

También te puede gustar