NOCTURNA 2019 Día 4

por José Luis Pascual

Encaramos ya la recta final del Nocturna 2019 con los visionados correspondientes al intenso penúltimo día del festival.



BODY AT BRIGHTON ROCK (Roxanne Benjamin, 2019)

Curiosa película que comienza como algo intrascendente, con un tono muy despreocupado, y que lentamente va introduciendo una trama de survival. La trama nos presenta a una inexperta agente forestal que se pierde en el bosque, en una zona de montaña donde encuentra un cadáver. Deberá pasar toda la noche allí, intentando mantenerse a salvo de la fauna salvaje… y de algo más.

Me consta que no gustó demasiado entre los asistentes, pero creo que la manera en que la película trata la falta de sueño es interesante. El tono de comedia negra se deriva de la torpeza de la protagonista, cuyo comportamiento de alguna manera es mucho más realista que el que muestran personajes similares en otras películas. No es gran cosa, pero me ha entretenido.
DEADSIGHT (Jesse Thomas Cook, 2018)

La trama de Deadsight parece un chiste: un ciego y una embarazada se ven inmersos en el apocalipsis zombie. Tal vez si la película hubiera tomado el camino del humor, se podía haber disfrutado mínimamente. Por desgracia, las únicas sonrisas que genera vienen dadas por lo ridículo de algunas situaciones. El personaje ciego tiene mejor puntería que Guillermo Tell, y en el desenlace asistimos a una secuencia vergonzante. El resto, hora y media insulsa en la que la película no intenta ofrecer nada nuevo en ningún momento. Un suplicio.




ARTIK (Tom Botchii, 2019)

Tras una desbocada presentación por parte del simpático director Tom Botchii, se esperaba una frenética y explícita historia sobre un asesino en serie obsesionado con los cómics. Sin embargo, Artik resulta ser mucho más sería, incluso a ratos reflexiva, de lo prometido. La película tiene sus momentos pero da la sensación de que no termina de aprovechar todo su potencial. Eso sí, nos regala a un personaje de gran fuerza, ese Artik que no tiene reparos en acabar con cualquiera que se lee le pone por delante, y que tiene toda la presencia de un superhéroe (más bien supervillano) macabro y terrible. Me dejó un poco a medias.


CORTOMETRAJES
AMARGO ERA EL POSTRE (Diego H. Kataryniuk, 2019)

Una reunión de comensales en la Francia del siglo XIV le sirve al director de Amargo era el postre para contar una pequeña historia de traiciones que, como dijo el propio Diego Kataryniuk en la presentación, puede trasladarse a la actualidad sin problemas. Me faltó un poco más de mordacidad en los diálogos, pero me parece un buen corto.

NO APTO PARA MENORES (Daniel Noblom, 2019)

No apto para menores adapta un relato del cómic antológico Bcn Noire, y consigue un efecto fantástico. Una voz en off con un absoluto tono de novela negra clásica se contrapone a las imágenes en las que venís a un niño en el barrio del Raval. El contraste es fabuloso, y resulta en una experiencia fascinante y graciosa. Uno de los mejores, si no el mejor, cortos del festival.


LAY THEM STRAIGHT (Robert DeLeskie, 2018)

Otro de los cortometrajes que más me han convencido es este Lay them straight, en el que acompañamos a una niña que pasa sus días con una obsesión: contar en números todo lo que ve. A partir de esta premisa, Robert DeLeskie lanza una trama no demasiado novedosa pero muy bien ejecutada que admite cierto trasfondo de acoso escolar, y que se beneficia de la buena actuación de la niña protagonista. Muy recomendable.

TINDER TIME (Olga Ossorio, 2019)

Tinder time es un gracioso cortometraje que nos sitúa en un encuentro propiciado a través de la famosa app de citas. No voy a desvelar el intríngulis de la trama, pero está llevado a través del diálogo entre los protagonistas. Me resultó un cortometraje gracioso, aunque intrascendente.

Deja un Comentario

También te puede gustar