Bribones: la sombra sobre Gerada

por Román Sanz Mouta

Título: Bribones: la sombra sobre Gerada

Guion: El Torres

Dibujo: Rukikun

Editorial: Karras Cómics

Nº páginas: 116

Género: Fantasía, Humor, Mitos de Lovecraft

Precio: 18€

Los pícaros más descarados de la espada y brujería han vuelto. Y esta vez vienen perseguidos por criaturas más allá de la cordura. Bram y Weasel vuelven a liarla. Tras unas aventuras lejos de la mítica ciudad de Gerada… vuelven con un extraño artefacto: El Ojo de Byatis, que tratan de vender antes de que se pudra. Lo que los bribones no sospechan es que traerán la perdición sobre la ciudad…

Pincha para ampliar

CRÓNICA DESCEREBRADA

Me atrajo de este cómic la mezcla de la pareja protagonista, tan brutales como socarrones, la pinta del dibujo y la promesa lovecraftiana. Por lo que, tras informarme un poco y ver que este es el quinto volumen del peculiar dúo, me adentré sin complejos, recordando con nostalgia otras maravillosas propuestas nacionales del género, como El Vuelo del Skuhm, Las Crónicas de Mesene, Manticore, Los Reyes Elfos, o la más reciente El Cazador de Rayos, entre muchos otros que la senectud de mi memoria no trae ahora mismo de vuelta, por lo que me disculpo.

¡Y vaya acierto!

El argumento es sólido, con referencias a las entregas anteriores que no dificultan la lectura a los neófitos, regado de un sentido del humor que se agradece dentro de este tono de aventuras, sabiendo cuándo alargar una lucha y cuándo enseñar solo su inicio y su conclusión, y, en resumen, consiguiendo un producto dinámico. La trama: en el enésimo ida y retorno de los Bribones tras uno sus periplos, traen consigo el ojo de una bestia nunca vista a la que derrotaron con ferocidad, y ya en Gerada, su ciudad matriz, ese óculo podrido se abre, llevándolos a otra dimensión y prometiendo el apocalipsis. A partir de aquí empiezan a girar los engranajes de los primigenios, uno tras otro acudiendo a su homenaje cariñoso y bien documentado, mientras otros númenes protectores de la tierra confabulan su vez como oposición. Pero en el centro del tablero están Bram y Weasel, con sus defectos, con su osadía. Que, entre acto de valor inconmensurable y absoluta entrega de estupidez, avanzan hasta el clímax explosivo, donde solo puede quedar uno; humanos o primigenios.

Pincha para ampliar

La química de los pícaros protagonistas, que no son pareja (y que navegan con arte por la mar del absurdo, sea en la fortuna sea en la desgracia), con sus bagajes a sus espaldas (anécdotas incluidas), y el buen papel de los actores secundarios, algunos habituales y otros nuevos (habla muy bien de la historia que siendo mi primer acercamiento los denote tan familiares a todes), te acerca incluso más a lo que te están contando, integrándote en esta deslavazada aventura.

El dibujo es sobresaliente, de trazo fino, estilo que favorece tanto a humanos como a criaturas cerca del realismo (curvas, músculos, tentáculos de sensual buen gusto), iluminado por colores nada agresivos pero que describen bien cada atmósfera, y con escenas que ayudan tanto con el humor como incrementando la acción y la velocidad de la trama. Mostrando además todo tipo de leyendas, aberraciones y mitos.  

Además, tenemos algunos regalos, en forma de portadas alternativas, ofrecidas por otros grandes dibujantes del séptimo arte, que nos obsequian con perspectivas diferentes de estos Bribones, ya entre mis favoritos, y de los que busco esos cuatro primeros episodios.

El final, improbable, ignoto, incognoscible. ¡Divertidísimo!

Lo dicho, gracias a Karras por la apuesta. No esperéis terror, sí aventuras pulp, fantasía desbocada, espadas y brujería, carcajadas entre primigenios muy humanos, y el gran Cthulhu (Iä Iä). Haceos con él, imperdible. ¿Qué más y qué mejor?

Pd: tengo que reseñar más cómics, lo sé, pero apenas me da la vida para leerlos, y me encantan…

Deja un Comentario

También te puede gustar