RITUAL ROMÁN XXVII: HE OÍDO A LOS MARES GRITAR MI NOMBRE

por Román Sanz Mouta

Título: He oído a los mares gritar mi nombre

Autor: Víctor Conde

Editorial: Dolmen

Nº páginas: 320

Precio: 17,95 euros

Para Valeska y Rhonda, una pareja que se instala en la ciudad holandesa de Wissenkerke, el cambio de vida implica un cambio en muchas otras cosas. Van a tener un hijo, un trabajo nuevo, etc. Lo que ninguna sospecha es que sus ansias de ser madres van a atraer la atención de una criatura sobrenatural que desde hace décadas vigila los mares de Holanda. Viejas leyendas locales, la historia de una familia cuyo oscuro pasado se remonta a la Segunda Guerra Mundial y contactos con el tenebroso mundo de los espíritus del mar serán el pan de cada día de estas mujeres, que se verán arrastradas a una historia de aventuras, horror y oscura fascinación por el océano y sus secretos.

CRÓNICA DESDE LO ABISAL

Este libro me lleva rondando durante largo tiempo. Como su título, sentía que me llamaba, y he tardado en acudir. Pero cuando nos hemos encontrado, ha surgido el más terrible romance.

Porque he leído una muy buena novela. Normalmente, mis expectativas para la literatura difieren bastante de la realidad, porque según la portada y sinopsis, o a veces sin apenas leerla, espero una serie de factores en función del autor, del género o de la editorial. Aquí aguardaba un texto quizá auspiciado por la inspiración de grandes maestros clásicos en el tratamiento del horror, pero me encontré más y mejor. Un escritor que construye una historia a partir de personalidades, de sentimientos, de brutales escenas emocionales y detalles que se convertirán en esenciales. Pues no deja nada al azar y se afana para presentarnos cabos que sin duda atará al final. Los cambios de escena, esos saltos entre personajes, le conceden un ritmo propicio, también gracias a los capítulos cortos a su vez subdivididos, que hacen la lectura ágil y amena.

Es además un conocedor de la palabra, pues no solo disfrutas de la novela, sino que aprendes leyéndola; terminologías, formas de expresión, nuevas metáforas con prosa y tempo justo (me encanta buscar palabras en el diccionario cuando leo). De lenguaje reverente mezcolanza de lo clásico y arcaico unido a lo moderno y funcional, según sea necesario y menester a disposición del narrador y los personajes. Resulta un gozo ya no solo para el lector que pasa por la novela, se introduce en su argumento y sale encandilado con ese final y epílogo magníficos, sino también para el lecto-escritor que puede presenciar en directo cómo contar una historia, una historia a la vez dura y hermosa.

Esta obra habla sobre una pareja de mujeres que anhelan tener un hijo por medio de inseminación artificial. Que se plantan en una pequeña ciudad costera de Holanda, Wissenkerke, para establecerse. Y que se ven envueltas con unos poderes ajenos a ellas, a los que deberán hacer frente pues pretenden arrebatárselo todo. Los personajes en sí, tanto protagonistas como secundarios, son muy poderosos porque están bien definidos en cada rasgo intrínseco; incidiendo más en las personalidades que en los aspectos, que también aportan pero no son significantes. Y además muestra la verdad humana a través de esos aparentes giros en sus comportamientos, más consecuentes que sorpresivos, para entender que su motivación vista desde un prisma u otro, varía la definición tan tibia de “bueno” y “malo” que hemos heredado por cultura.

Dentro del gran nivel del texto, hay varios momentos que se imponen por encima del resto y conviene destacar, como son: la llegada de Valeska y Rhonda a la ciudad y la contemplación de esa obra humana tan faraónica y majestuosa que es el gran dique del norte, Oosterscheldekering. La primera incursión de Rhonda en ese mundo onírico de fantasmas y visiones donde recibe su llamada, su convocatoria, el susurro de la mar. El descenso abisal para descubrir el barco hundido, el Batavia, ese navío desbaratado por el tiempo y los nazis, que oculta secretos místicos y a las criaturas que allí moran, ominosas e imposibles. Y el desenlace, un clímax en varias partes, donde primero vemos despertar a la mar junto con las sirenas, sus adalides furiosas de venganza, y después contemplamos la lucha final llena de orgullos y sacrificios, donde el amor quiere imponerse al odio del Reich y su ansia de poder. Sublime.

Tengo la fortuna de haber alcanzado esta desafortunada pandemia con un surtido de literatura previa, y estar disfrutando de un sinfín de creaciones, tanto sugerentes como sugestivas, que atenúan el tiempo que no existe y desarrollan todavía más mi ya fértil y dúctil imaginación pesadillesca. Por lo que agradezco mucho cada buena lectura que me aporte algo y pueda desgranar.

Concluyendo, es una novela con enigmas cuasi históricos y seguro esotéricos, vinculados a la comentada guerra y a la abominable esvástica, con indefectible aroma lovecraftiano, siempre sello irresistible. Una obra de terror sensible, porque ya dije que almacena y toca muchas emociones cercanas, y un libro que se debe leer con mucho cuidado y atención; no porque te vayas a perder nada, sino porque te puedes dejar partes en el camino.

Pd: ¿qué inmensos secretos y conocimientos aguardan aún al fondo de la mar, en las simas oceánicas? ¿Eso que debajo respira y puede hacer temblar nuestro mundo?

4 comentarios

Avatar
David junio 11, 2020 - 6:51 pm

Perdí la pista al autor tras ‘Crónicas del Multiverso’. Tal vez por la etiqueta de “juvenil” que encontré en el resto de obras que me fui cruzando. Después de leerte, has vuelto a situarlo en mi mapa de lecturas por explorar.

Responder
Avatar
Román Sanz Mouta junio 12, 2020 - 10:54 am

Buenas. Tenía leía alguna cosa suya dentro de la diversidad de su obra. Pero debo que recomendarte esta novela, específica de género. Intuyendo tus gustos, te vas a sumergir.

Responder
Fanky
Fanky junio 16, 2020 - 8:30 am

Cuando dices que «aguardabas un texto auspiciado por grandes maestros» imagino que por el título te refierees alla poema de W. H. Hodgson Los Mares grises Sueñan Con Mi Muerte («muriendo muriendo muriendo…), que es lo que me parecía a mí. ¿Hay clara referencia a poema y autor o no?

Responder
Avatar
Román junio 16, 2020 - 10:46 am

Pues no lo tenía en mente presente, pero cada vez que me sumerjo en una historia que transcurre con la mar como protagonista, mi subconsciente evoca a Hodgson, sea leyendo sea escribiendo. Su obra me parece tan sobrecogedora como infravalorada. Y ahora que ha puesto el poema de vuelta en mi memoria, aunque nunca se marchase, va directo como cita a mi nueva novela de piratas.
Saludos.

Responder

Deja un Comentario

También te puede gustar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Aceptar Leer más