Semana de los bosques: Audiorrelato: Dentro del bosque (Román Sanz Mouta)

por Román Sanz Mouta

Seguimos inmersos en la Semana de los Bosques, y hoy nos enorgullecemos de presentar el segundo audiorrelato de esta semana. En esta ocasión, se trata de Dentro del bosque, de Román Sanz Mouta.

Perverso y oscuro homenaje a la figura del Wendigo, Dentro del bosque es una buena muestra del talento de Román para crear textos con alta carga de poesía oscura que, gracias a su propia e intensa interpretación, son capaces de meterse en la cabeza del oyente para estremecerle.

Una vez más, ofrecemos la experiencia completa con el audiorrelato y, debajo, el texto íntegro de Román. 

No sabemos si serés capaces de salir.

Podéis escuchar Dentro del bosque aquí, o leer el relato completo a continuación:

DENTRO DEL BOSQUE… (Román Sanz Mouta)

El hombre fue al bosque

A cazar

Con otros hombres

Se perdieron

Engullidos por el verde

Los animales

Esquivos

Escapaban de sus balas

Más listos que el hombre

Inútil cada intento

De caza

De fuga

Solo son hombres

Contra el bosque

A quien no le gusta el hombre

Pasaron días

Llegó el hambre

Eran nueve

Ocho se comieron a uno

Siete a otro

Hasta que sobrevivió

El mejor cazador

Gritando al bosque

Que adoptó al hombre caníbal

Lo guardó en su verde disfrazado de blanco invierno

Lo preservó en crisálida

Lo mimó

Lo alimentó de carne propia

De más desprevenidos humanos

La criatura

En su nido

Exigía más

Mientras cambiaba

Asomado al abismo

Insuflado de espíritus terribles

Que consumían su alma

De corazón negro

El odio del bosque

Por el hombre

La bestia rugió

Estaba lista

Fuerzas atávicas celebraron

El bosque eclosionó

Lo parió al mundo

Siempre hambriento

Siempre en el bosque

Esperando

Por ti

Por otro hombre…

 

AÑOS… DESPUÉS…

 

El Wendigo acecha

Flaco por la abstinencia

Hibernación de veranos

Se mueve el coloso

Mimetizado en el bosque

Invisible

El hombre continúa viniendo

Por miríadas

Con intenciones insanas

Invasor no deseado

El Wendigo sí los quiere

Sí los ama

Los envuelve en el miedo

Los acosa seductor

Los llena paranoias

Terrores

Ya eres suyo

Intenta huir

El hombre

Este

Y todos los hombres

Lo coge

Lo despedaza

Lo saja

Lo muerde

Lo engulle y deglute

Lo mata

Come y se sacia

Come y crece

El invierno llena su estómago

Los restos de huesos no contarán historias

 

AÑOS… DESPUÉS…

 

El viejo Wendigo

Herido de muerte

Busca descendencia

Su mismo odio

Su misma hambre

Escoge a un hombre

Lo convoca

Lo perturba desde pesadillas lejanas

Con promesas de sangre

El hombre acude

En familia

Pequeña multitud

El bosque se abre

El Wendigo enclaustra

Enseña y domeña

El hombre sufre

Su mujer

Sus hijos

Obligados

A mutilarse

El Wendigo le alimenta

De la carne de su carne

La sangre de su sangre

Declama en lágrima el hombre

Impotente

A cada mordisco

A cada trago

Hasta que ya no llora

Coge al pequeño

Lo besa

Toma voraz su vida

En bocado certero

Y es bueno

El Wendigo ríe

El hombre se rinde

El hombre ríe

El bosque prepara su nido

De primigenias fuerzas

Así mueren

Renacen

Emergen

Y el antaño hombre se come al Wendigo para convertirse en Wendigo

El cielo clama

El bosque canta

Ruge la bestia

Sus fauces

Entradas al pozo de su estómago

El núcleo del fin del cosmos

Te esperan

Bienvenidos

Al bosque

3 comentarios

Avatar
José Ottoniel diciembre 1, 2020 - 12:58 am

Me fascinó y fue precisamente por esa “carga de poesía oscura” con la que este audiorelato te atrapa impiamente. Si cierras los ojos puedes ocultarte entre las sombras de las infernales ramas del bosque para atestiguar la perversa atmósfera en donde te sitúa Mouta. Cuidado con olvidar que es solo un relato, porque aunada a la poesía proterva de este autor, su narración te deja probar con perversidad exquisita la locura que se esconde en las sombras del bosque.

Responder
Avatar
José Luis Pascual diciembre 1, 2020 - 12:48 pm

Estoy contigo, José. Las palabras de Román te adentran en el ramaje y luego cuesta salir.
Muchas gracias por escucharlo y comentar.

Responder
Avatar
Román diciembre 1, 2020 - 7:05 pm

Gracias. Aprecio mucho el comentario y el estilo ominoso del mismo. El mayor mérito pertenece al referente Eximeno, domeñador de letras y sensaciones oscuras. Yo intento dejarme llevar por la interpretación, y aportar algo al lector-oyente, porque la literatura son múltiples dimensiones.
Nos leemos y escuchamos.
Saludos.

Responder

Deja un Comentario

También te puede gustar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Aceptar Leer más