Visionados en breve 51: After Midnight, El cadáver de Anna Fritz, La maldición de Lake Manor, Salvaje

por José Luis Pascual
AFTER MIDNIGHT (Jeremy Gardner, Christian Stella, 2019)

El particular estilo de Jeremy Gardner queda impreso en esta producción que mezcla un componente fantástico con una trama dramática. El porcentaje está muy inclinado hacia la segunda, pese a lo cual la película deja un regusto agradecido para el espectador curioso. After midnight no deja de ser una pequeña reflexión sobre las relaciones de pareja en la que se cuela una broma en forma de minitrama fantástica. El carisma de los actores, representados por Gardner y la actriz Brea Grant, sostiene una cinta que nos regala un diálogo bastante intenso y una escena final sorprendente. Lo demás, olvidable.

EL CADÁVER DE ANNA FRITZ (Héctor Hernández Vicens, 2015)

Interesante thriller que, por su decorado y temática, coquetea con el terror a lo largo de todo su desarrollo. Una joven y célebre actriz fallece y tres amigos, uno de los cuales es el celador de la morgue donde está el cadáver, deciden hacerle una visita. La película alcanza momentos muy incómodos con tal premisa, y está tan bien rodada que el espectador olvida pronto los evidentes problemas derivados de un presupuesto escaso y un nivel amateur por parte de los actores. Sin que ofrezca grandes sorpresas, El cadáver de Anna Fritz logra que permanezcamos enganchados a su historia durante todo su metraje, algo alabable en una película debut.

LA MALDICIÓN DE LAKE MANOR (Roberto De Feo, 2019)
 

Durante buena parte de su metraje, La maldición de Lake Manor se incrusta en el género dramático al presentar a un niño enfermo recluido en un caserón al cuidado de su controladora madre. Poco a poco intuimos que hay algo más, y la película sabe guardar su secreto hasta los ultimísimos minutos, en los que se desvela un brusco giro que, por sorprendente, merece mi aplauso. El italiano Roberto De Feo realiza una meritoria labor de dirección, patente desde los intensos primeros minutos, y logra una correcta ambientación donde la claustrofobia juega una parte importante. Como punto controvertido, la discutible hipersexualización de la niña protagonista, hecho totalmente gratuito que parece ser un mal tic del moderno cine de terror.

SALVAJE (Derrick Borte, 2020)

Thriller de espíritu noventero ante el que debemos realizar un intenso ejercicio de suspensión de la credibilidad. La exagerada reacción del personaje de Russel Crowe ante una situación cotidiana deriva en un delirante in crescendo que puede llegar a disfrutarse gracias a su desvergonzado desarrollo. Sin embargo, para ello hemos de comulgar con varios puntos de rotura en los que la película corre el riesgo de despeñarse perdiendo al espectador por el camino. De primeras, compro la violencia y impacto, aunque la propia película se encarga de que ambos aspectos terminen convirtiendose en una mera parodia. Muy prescindible.

Deja un Comentario

También te puede gustar