Relato: MÁ… TA… (Cecilio Gamaza)

por José Luis Pascual

Ella: ¿No te parece raro el tiempo que llevamos viendo solo carretera recta, ni una sola curva?

Él: La verdad es que es exageradamente grande, y tiene pinta de seguir.

Ella: ¿Cuánto se supone que queda?

Él: Se supone que deberíamos haber llegado.

Ella: ¿Te habrás confundido?

Él: No, no. Estaba bastante claro. Lo vimos bien.

Ella: Pues algún bromista le habrá dado la vuelta a las señales.

Él: ¡Anda ya! Estaremos al llegar.

Ella: ¿Tú crees? Como se siga alargando, terminaremos sin gasolina en medio de una carretera sacada de una novela de Stephen King.

Él: La verdad es que da un poco de miedo.

Ella: Si llegan a venir mi hermana y el novio, nos dan el viaje.

Él: Ufff, estarían llorando, ja ja ja.

Ella: No sabía que hubiese un bosque por esta zona.

Él: Ni yo, y cada vez hay más árboles… y más altos.

Ella: Me estoy asustando un poco. Cuánto tiempo llevamos sin ver otro vehículo…

Él: No seas tonta, son las tres de la madrugada.

Ella: Hombre, no digo que tenga que haber caravana, pero, ¿nada, ni un camión siquiera?… ¡Hostia! Había alguien ahí.

Él: ¿Ahí, dónde?

Ella: No pares, no pares, ¿estás loco? A saber si no es un psicópata.

Él: No voy a parar, pero más que psicópata sería una alucinación.

Ella: Lo he visto perfectamente, estaba entre los árboles… y nos miraba.

Él: Si es así, es un tarado de mierda.

Ella: Ha sonreído, me ha dado un escalofrío.

Él: Confirmado, un tarado de mierda.

Ella: ¡Por fin! ¡Una curva!

Él: Bueno, parece que la recta llega a su fin. Joder, sí que es cerrada… Otra.

Ella: Je, je, por aquí se ve que son ordenados. Las rectas a un lado y las curvas a otro. Madre mía. Qué exageración de curvas.

Él: Si no llegamos pronto, vamos a tener un problema, estamos en reserva.

Ella: Verás que al final nos quedamos tirados.

Él: No he visto tantas curvas y tan seguidas nunca.

Ella: ¡Joder, joder, joder! ¡Lo he visto otra vez!

Él: Estás loca, de verdad.

Ella: De verdad, te lo juro… me… me…

Él: Como sigas mirándome así, paro.

Ella: Me ha hablado…

Él: Ah, que te ha hablado y todo.

Ella: Le he leído los labios perfectamente. Má… ta… lo.

Él: ¿Cómo?

Ella: Lo he visto claro, no me ha hecho falta escucharlo. Má… ta… lo.

Él: Te.

Ella: ¿Qué?

Él: Que te habrá dicho «te», «má…  ta… te».

Ella: Te hablo en serio. No estoy de broma.

Él: Ya.

Ella: Estoy asustada.

Él: ¡Una luz! Allí hay algo. ¡Por fin! Qué alivio, una puta gasolinera.

Ella: Qué mala pinta. De un libro de King pasamos a una peli gore. Al final acabamos descuartizados.

Él: Como no te calles, tú quizás.

Ella: No pares el motor, por si hay que salir corriendo.

Él: Eres una paranoica.

Ella: Voy contigo, no me quedo sola ni en broma.

***

Él: ¿Hola?

Ella: Llama más fuerte.

Él: Espera.

Ella: Qué de mierda, no me extrañaría que saliese alguien con una motosierra.

Él: Calla, que viene alguien… Hola.

Extraño: Hola.

Él: Necesitamos gasolina, vamos casi en reserva.

Extraño: Llene el depósito y luego venga a pagar.

Él: No, querría solo unos diez litros, llevo poco dinero. Mañana podré sacar en algún banco y quizás lo llene.

Extraño: Si no lo llena, no llegará a un banco mañana.

Él: ¿Cómo…? ¿Cuánto queda…?

Extraño: Demasiado.

Él: ¿Cómo sabe usted…?

Extraño: Haga lo que quiera. Eche la gasolina que desee y pague.

***

Él: ¿Qué querías? Un codazo más y me partes una costilla.

Ella: Ese tío es el que he visto en la carretera. Esto no es normal.

Él: Tú si que no eres normal.

Ella: Llena el tanque y volvámonos.

Él: De volver nada, este está exagerando seguro. No puede estar muy lejos. Pero bueno, voy a llenar el tanque.

Ella: Paga rápido, en el coche te espero. No quiero volver a verlo. Aquí pasa algo raro, y no estoy loca.

Él: Vale, métete en el coche.

***

Ella: Deberíamos haber dado la vuelta.

Él: ¿Y perdernos lo que queda?

Ella: ¿Lo que queda?… ¿Te pasa algo? ¿Tienes sueño o qué?

Él: Otra recta, y parece que va a ser larga también.

Ella: ¿Quieres que conduzca yo?

Él: Llevabas razón, era él.

Ella: ¿Qué? ¿Por qué paras? Deja de mirarme así, no seas idiota. No me gustan estas bromas, sabes que estoy muy asustada.

Él: Tenías razón, y deberías haberle hecho caso.

Ella: Sigue conduciendo por favor, me estoy asustando. ¿Adónde vas? No te bajes, a saber qué puede haber entre estos árboles.

Ella: ¿Qué estás buscando en el maletero?… Suelta la llave y vuelve a dentro… por favor.

Él: La.

Ella: ¿La, qué? No tiene gracia.

Él: Deberías haberle hecho caso, a mí me ha dicho, má…ta…la.

***

Ella: A ver cómo explico esto. «Miren, no sé si viene muerto, lleva un rato que no se queja. Se volvió loco, cogió la llave de cambiar la rueda y quiso golpearme, y yo, como es lógico, me defendí». Cuando vean la cantidad de golpes que tienes en la cabeza, tu cara parece un amasijo de carne, tío, das asco… Me he perdido… ah, ¿que a ver si se creen lo de «en defensa propia». Porque con un par de golpes hubiese bastado y llevas alguno más, ja, ja, ja. Debimos volvernos cuando te lo dije. Ese viejo sigue en la gasolinera. Espera en el coche, voy a hacerle una pequeña pregunta, no te vayas. No me mires así, que es broma, ja, ja, ja. Uff, ese ojo no está donde debería.

***

Ella: Hola… ¿Se ríe?, ¿le divierte la sangre? No es mía; al final le he hecho caso.

Extraño: Má… ta… te.

Ella: Perdone, creo que no le he oído bien, ha dicho, me, ¿verdad?

Cecilio Gamaza

Cecilio Gamaza Hinojo (Medina Sidonia, Cádiz 1978). Es un apasionado de la literatura, sobre todo del relato corto, de los que tiene una buena colección. Ha publicado en algunas revistas y webs como son: Insomnia, Cisne Revista Digital, Boletín Papenfuss, Los 52golpes, Castle Rock Asylum, Testimonios Paranormales, Diversidad Literaria, Elefante Azul, Las Cenizas de Welles, El yunque de Hefesto, Editorial División del Norte, Tentacle Pulp, y en esta casa, Dentro del Monolito. Fue finalista en el II Concurso de Sttorybox y obtuvo el primer premio de relatos en Las Cenizas de Welles con la historia “Derrotados”. Tiene auto publicado una antología, “La Maldición de Kafka, relatos y cuentos” y un relato largo, “El Payaso”.

2 comentarios

FRANKY mayo 28, 2022 - 11:23 am

Má …ten …se pero después de leer el relato oscuro del gran Cecilio.

Responder
Cecilio Gamaza mayo 28, 2022 - 8:01 pm

Qué crueldad, insitándol@s a la autotortura antes. Ja ja ja
Gracias, Franky!

Responder

Deja un Comentario

También te puede gustar