Lo mejor de 2020

por José Luis Pascual

Se fue 2020. Un año fatídico para la humanidad, pero no tan malo para ciertos proyectos creativos como Dentro del Monolito. Si algo bueno trajo la maldita pandemia global es tiempo para los que apenas disponíamos de él. Así, los últimos doce meses han visto una remodelación profunda de este espacio, que ha pasado de ser un blog personal a transformarse en una web colaborativa con ocho escritores integrantes. 

Mientras seguimos generando reseñas literarias y crÍticas de cine, y nuestro Club de Lectura de Terror continúa creciendo, el Monolito se ha visto alimentado de diferentes artículos de opinión sobre películas, directores de cine, escritores clásicos, literatura pulp y mil cosas más. Además, hemos revitalizado la sección de relatos publicando un texto cada viernes, y no podemos más que agradecer la aportación de todos los que habéis contribuido a ello. También nos lanzamos a ofrecer relatos en formato audio, en el bautizado podcast Dentro del Monolito. Igualmente, la providencia nos ha trasladado a Territorio Extrañer, el podcast en el que se puede hablar de misterio, cine del oeste o de la NBA. Gracias a mis compañeros B.J. Sal y C.G. Demian por su amistad.

Quizá uno de los momentos de inflexión de esta web fue la convocatoria y posterior publicación de la antología T.ERRORES, en un díptico plagado de relatos que dibujan un brillante panorama para el terror escrito en castellano. Podemos anunciar que, si todo va bien, en un par de meses la antología estará disponible en papel, mejorada e ilustrada, gracias al acuerdo alcanzado con una editorial. Tal éxito nos ha llevado a lanzar la convocatoria de T.ERRORES 2, actualmente en curso, y con temática ambientada en esos lugares tan tenebrosos como son los bosques.

Tras este somero balance, vamos a lo que vamos. El inevitable listado con lo mejor de 2020 será esta vez multitudinario, ya que cada uno de redactores de la web ha aportado su particular visión sobre los mejores productos leídos o vistos en los últimos meses. Y ya puedo decir que no tienen desperdicio. Incluimos también los que para los miembros de nuestro Club de Lectura fueron los mejores libros leídos. Esperamos que os guste.

FRANCISCO SANTOS MUÑOZ

Habiéndoseme encargado un top tres de obras literarias leídas este año, me veo en la carpetovetónica y recalcitrante obligación de no dejar por escrito aquí ningún top de los cojones, ya está bien con los anglicismos, hombre. Y mujer. Voy a nombrar tres “cimas literarias” leídas este año, mejor. Sin gradaciones, todas pertenecen a las alturas:

1. De Francisco Javier Olmedo Vázquez he leído la obra completa, así que valga cualquiera de ellas como primera.
2. De Daniel Aragonés también he leído casi el corpus completo, nombraré Pavura como obra que se enmarca en el terror más desquiciado.
3. De Jorge P. López, La Institución, pudiéndola tachar también de terror desquiciado.

Entiendo que aquí venimos a traer material nuevo, no voy a hablar de los viejos éxitos de antaño: este año he releído buena parte de la obra de grandes como Lovecraft, Poe, Stoker, Howard, etc, que no vienen al caso.
He aquí mis cimas.

ROMÁN SANZ MOUTA

Aquí van, previa solicitud del jefe José Luis, los libros que me han dejado más huella en el recuerdo durante este infame año. Y, para ello, me circunscribo solamente a los publicados en los doce meses naturales que lo componen y que ya terminan. Vamos allá:

LOS ÚLTIMOS DÍAS DE JACK SPARKS (Jason Arnopp, Obscura Editorial)
Esta novela ha sido una revelación y una revolución. Transita entre géneros, tiene un estilo personal y ágil unido a un tono de humor macabro que engancha, situaciones que colindan con lo ridículo, lo dantesco o lo perturbador, y se le suma un protagonista tan deleznable como adictivo. El resultado de tamaño cocktail: sobresaliente. Lectura que se sucede rauda, con visuales estremecedoras, y que contiene escenas del mejor terror percibido en años nadando a lo largo de su argumento hilado con seda de sangre y tragedia. Lo mejor que he devorado en 2020.

UN POCO DE ODIO (Joe Abercrombie, Runas, Alianza Editorial)
Todo lo que diga será una reiteración de una repetición. Abercrombie es una marca, y sus novelas una garantía. Aquí nos encontramos con el arranque de una nueva saga que promete las mismas inmensas e intensas emociones que las anteriores, continuando con ese mundo en un salto temporal adelante, pues disfrutamos con los descendientes de antiguos protagonistas, sin dejar de reencontrarnos con algunos de estos. Su prosa, tan sibilina, sutil, embarrada, cínica y soberbia como siempre.

HEX (Thomas Olde Heuvelt, Nocturna Ediciones)
Una obra oscura y retorcida sobre la normalidad de tener una bruja maldita, condenada y fenecida vagando por el pueblo. Consentir su presencia nefasta con esos ojos velados y prohibidos que lo contemplan todo. Y, a su alrededor, la vida continúa con apariencia de normalidad. Hasta que la curiosidad de los niños rompe tan precario equilibro. Estremecedor. Por la empatía de situarse en tan funesta situación. Y porque, cuando la maldición avanza y la verdad se revela, no existe posibilidad de salvación o esperanza hasta su final contundente.
Junto con Amigo Imaginario de Stephen Chbosky, y La Señal de Maxime Chattam, tres patas de una nueva mesa del terror clásico evolucionado.

AGUJEROS DE SOL (Nieves Mories, Dilatando Mentes)
Elegante, musical, siniestro, familiar. Estos son términos que me vienen a la mente cuando se menta a Nieves. Aquí, arrancando por el final, juega con nuestra psique emocional por medio de la venganza de una mujer venida de la muerte, y que lo ha sufrido todo desde las manos e intenciones de su familia política, disfuncional en un nuevo significado. Y todos esos episodios de crueldad han continuado sin ella, en guerra interna perpetua. Ahora tiene intención la rediviva de terminar con todo y con todos, para siempre. La trama y la autora te cantan tan suave que no comprendes el miedo contenido en la historia hasta que es tarde.

SERIE DEL 2020: EL VISITANTE (HBO)
Podría hacer una listado donde estarían las clásicas, como:  The Mandalorian (“this is the way”, y vaya si es el camino, lo que no sé es cómo no lo encontraron antes…), 30 monedas (había Lovecraft en el primer cap y lo quiero de vuelta), Alice in Borderland (puro anime), La maldición de Bly Manor (más suave que su predecesora), Tales from the Loop (lenta pero hipnótica), Raised by Wolves (mejora con los capítulos, y siempre tendremos a Ragnar), Dark (o cómo jugar al enredo temporal), Sweet Home (los coreanos saben, y traen la plastilina de vuelta) o Marianne (quedé con ganas de ver esa ciudad prometida al final). Todas ellas destacables y dentro de nuestro género, dejándome alguna (si no las habéis visto, ya tardáis). Pero, como ya tiene tiempo y el tiempo es el alimento del olvido, escogeré a El Visitante.
Conjuga varios elementos que la convierten en sobresaliente y de obligado visionado. Su arranque a fuego lento. La amenaza subyacente, latente, creciente. Los personajes que bordan las interpretaciones y se complementan con talento. La trama detectivesca elaborada que realmente comparte con el espectador para intrigarlo, para que se haga preguntas y sea partícipe. Y una oscuridad que se contagia afuera de la pantalla, creando verdadera inquietud por el futuro de los protagonistas, y un pánico a causa de esa figura desconocida, atemporal, que representa el mayor de los miedos en cada cultura, como son el Coco, el Hombre del Saco y así con ciento nombres. Todo ello envuelto en diez capítulos llenos de medida tensión con los alivios suficientes, y resuelta con solvencia. Intriga y terror tenemos aquí, un ser sobrenatural que se alimenta de niños, que sustituye a adultos para hacerlos culpables de esos crímenes indecentes, pervertidos, y que parece mudar de espacio-tiempo y cuerpo con facilidad. ¿Cómo encontrar, ya ni tan siquiera derrotar, a una criatura (entidad) así, que quizá lleva eones con nosotros? Y… ¿está sola?
Curiosidades: la obra literaria original es de Stephen King, y creo que, en este caso, la serie puede no ser mejor que la novela, pero sí superior en el sentido que el libro tiene dos partes bien diferenciadas (pre y post aparición de la coprotagonista, cambia hasta el género de la obra cuando se manifiesta), y aquí le dotan de mucha más uniformidad. Y esa coprotagonista, que viene desde otras creaciones del demiurgo King.
Echadle un ojo y un susto a esta serie. Merecerá los ratos invertidos.  

DAVID P. YUSTE

PELÍCULAS

#VIVO (Il Cho, 2020)
Una película coreana de género Z de lo más interesante que podéis disfrutar en Netflix. Aunque está en VOS, apenas cuenta con diálogos, por lo que eso no es un impedimento para poder saborearla. Llena de ingenio, momentos de acción y mucha adrenalina.

GRETEL Y HANSEL (Oz Perkins, 2020) 
Una cinta que tenéis disponible en varias plataformas y que se lanzó en Prime Video. Una vuelta de tuerca retorcida y “mal rollera” en el mejor de los sentidos, donde el cuento nos sorprende con una nueva historia, adaptándola de manera que no te dejará indiferente.

UNDERWATER (William Eubank, 2020) 
Un film con un aura oscura, sombría. Con un gran elenco de actores y brillantes interpretaciones. Una película que te apretará entre sus garras y hará que en ocasiones sientas la atmósfera asfixiante que envuelve todo el trabajo de principio a fin. No apta para aquellos que le tengan miedo a las profundidades y el agua en general.

 

LIBROS

NEOPIEL (Juan A. Oliva – Cazador de ratas)
Una novela cruda, visceral, sin ningún tipo de reparos en mostrar la cara más vanidosa y cruel del ser humano. Una propuesta de terror donde el horror se mete bajo la piel, y se mezcla con dosis de ciencia ficción y grandes referencias de corte oriental. Una maravilla de cosecha patria, y de un autor con un gran futuro por delante.

NOS4A2 (Joe Hill – Nocturna)
Aunque esta obra ya la leí hace unos años, la ha vuelto a editar este 2020 Nocturna. Ese es uno de los motivos por el cual está aquí. Este año la he vuelto a releer y os puedo asegurar que es la mejor novela del hijo de Stephen King hasta la fecha. El temido Charlie Manx y su mundo imaginario llamado Christmas Land, el cual debería ser un lugar de ensueño y que en cambio se convierte en un lugar de pesadillas para niños y adultos, lo hace único. Espectacular.

EL INSTITUTO (Stephen King – Plaza & Janés/ Penguin Random House)
Una obra fascinante del Maestro del Terror, el Tito Stephen. En ella descubriremos una serie de personajes, todos ellos niños y adolescentes que poseen dones especiales y que son encerrados en una institución con fines oscuros. El argumento, aunque de inicio se parece al del film Los Nuevos Mutantes, nada tiene que ver en realidad. Como siempre, el incombustible King crea una terrorífica obra donde además se nos muestra que el verdadero valor es seguir con vida y aprovecharla.

C.G. DEMIAN

AUDIOVISUAL

EL ÚLTIMO BAILE (THE LAST DANCE, HBO).
Una serie documental de obligado visionado para los fans del  baloncesto y más en concreto de Michael Jordan. Da un repaso a la carrera del jugador en los Chicago Bulls, centrándose en su última temporada en el equipo.

GLASS (M. Night Shyamalan, 2019) 
Aunque esta película es de 2019, la he visto en 2020 y eso es lo que cuenta. El señor Michael Knight recupera su saga superheroica y lo hace con aplomo, buen ritmo y una trama interesante.

TENET (Christopher Nolan, 2020) 
Nolaniano hasta las trancas, no puedo dejar fuera de este top 3 a Tenet. Aunque quizás no sea su mejor film, Nolan siempre te hace reflexionar sobre lo que estás viendo en pantalla.

 

LIBROS

PONZOÑA (David Luna – Editorial Premium) 
Una novela corta de terror que aporta una visión muy original al ya manido tema de las posesiones demoníacas. Ágil de leer y sin decaer en ningún momento.

UN POCO DE ODIO (Joe Abercrombie – Alianza Runas) 
Primera novela de la nueva trilogía del escritor inglés. Quizá eché en falta a algún personaje como Nuevededos o Glokta, pero Abercrombie nunca defrauda.

GRUMO Y MOSQUITO (Borja Alonso) 
Una obra breve de fantasía cómica muy entretenida que abre las puertas a un universo que parece nos regalará grandes momentos y alguna que otra carcajada.

 

FCO. JAVIER OLMEDO VÁZQUEZ

LIBRO: UN MUNDO FELIZ (Aldous Huxley)
En mi caso particular, ha resultado una relectura obligatoria para este desafortunado año de restricciones nacidas unas veces de la necesidad y otras, en cambio, del sibilino interés. Un año de tensiones Trump-escas, de movilizaciones multitudinarias y de rebeliones contra el status-quo desde una amplia variedad de frentes. La sociedad escora sin remedio hacia ese mundo feliz que adivinara Huxley en el que cada vez más se añoran los valores primordiales en pos del beneficio de unas pocas élites.

SERIE: CHERNOBYL (HBO)
Sin duda una de las mejores series de televisión que he visto hasta la fecha actual. Todo un derroche de realismo sobrecogedor aderezado de un rigor histórico igualmente estremecedor. Mención especial a los actores protagonistas Jared Harris y Stellan Skarsgård, y a la sórdida belleza de la fotografía.

PELÍCULA: SALÓ O LOS 120 DÍAS DE SODOMA (Pier Paolo Pasolini)
Puedo granjearme la decepción de algún que otro individuo impresionable por recomendar esta película, ya que se trata, para mí, de uno de los mayores filmes de terror que hasta ahora he sido capaz de visionar. Una sinfonía del mal en todas sus formas y matices armonizada por una poesía metafilosófica que brota como magma de las fauces de sus cuatro antagonistas (porque en esta película no hay lugar para el protagonismo). El director resultó atrozmente asesinado a raíz de la emisión de esta cinta, la cual, a día de hoy, aún permanece censurada en algunos países.

J.D. MARTÍN

Aunque la literatura de fantasía y terror del año 2020 no podía competir con los periódicos, he disfrutado de varias lecturas muy jugosas.

En primer lugar, La sangre manda del maestro King. Reconozco que si este hombre publicase su lista de la compra también me la leería, pero en este volumen reúne cuatro relatos largos que, a mi entender, nos reconcilian con el King más tétrico e inquieto, el eterno explorador de los límites de lo posible.

La segunda mención es para No matarás, de David P. Yuste, que me atrapó desde el primer momento por su capacidad de dibujar a los personajes, mostrarnos sus motivaciones y personalidad y sumergirnos en historias terroríficas, angustiosas y tan posibles, tan cercanas a la realidad, que nos hacen temer que podríamos vivirlas.

Y para acabar el año me he reencontrado con Bartimeo, el genio creado por Jonathan Stroud en El amuleto de Samarkanda, y que protagoniza cuatro de sus novelas. Un ser del Otro Lado cínico, irreverente, cansado de la Humanidad pero capaz de mantener una cierta fe en ella, que vive sus aventuras en una Europa gobernada por magos y en la que las diferencias sociales y económicas determinan la vida de los humanos. Una obra divertida con un original enfoque de la magia y no exenta de crítica social.

CARLOS RUIZ SANTIAGO

Llevo un buen rato pensando como comenzar esta introducción, así que quedémonos con algo igual de decepcionante que este año: Hola.

Bien, no tengo muchas líneas y tampoco es que tenga gran cosa que decir, no he visto mucho de lo que se ha hecho en 2020 y la mayoría ha sido muy famoso y, siendo sinceros, es que me interesa dar un poco de visibilidad a cosas algo menos conocidas o que, aunque lo sean, a mí me da que tienen poca repercusión para lo que son. O la tienen y soy un hipócrita que solo os quiere hablar de su mierda. Todo eso os lo dejo a vuestro criterio, simplemente deciros que me he dejado cosas fuera, muchas de ellas a propósito.

En fin, sin orden en particular vamos a ello:

 

PELÍCULAS

DEEP BLUE SEA 3 (John Pogue, 2020) 
Este año descubrí que a esta cinta le habían hecho no una secuela, sino dos. La segunda  es aberrante, pero esta tercera es una grata sorpresa. De hecho, casi que la única razón por la que os la recomiendo es por sorprenderme el ver que la secuela de una película terrible que es, a su vez, la secuela de una más o menos decente puede salir bien.
Es simple, pero tiene momentos muy buenos, un peso inesperado en los personajes (llegándonos a ofrecer hasta coreografías de pelea bastante decentonas) y unos efectos especiales correctos en una producción de tiburones sanguinolenta que podríamos decir que nada al nivel de la original. Un entretenimiento a tener en cuenta.

LA VAMPIRA DE BARCELONA (Lluís Danés, 2020) 
El gabinete del doctor Caligari es una película enormemente influyente en muchos aspectos, pero uno de los más destacables es su aspecto teatral, que ayudó a legitimizar (en parte) al cine como un arte en toda regla en aquellos tiempos donde andaba en pañales. Así que, en un Sitges que honra a la susodicha cinta por su 100 aniversario, aparece esta película con un toque teatral maravilloso, una oscuridad y crítica brutales cogiendo como escenario un evento real, adaptación muy libre de un cómic patrio. Por mucho que ciertos grupos elitistas puedan decir, esta es una cinta a reivindicar que triunfó en el público, y con razón.

BECKY (Jonathan Millot, Carey Murnion, 2020) 
Y terminamos de nuevo con Sitges, con esta cinta gloriosa que es una especie de Solo en casa mezclado con Mandy. Unos presidiarios zumbados entran a una casa buscando una enigmática llave. Aterrorizan al padre y a su novia, pero con lo que no cuentan es con su hija pequeña, Becky, que es mucho más de lo que parece. Una película sobre la violencia, con mucha violencia, una pelícual sobre el odio, la ira, la adolescencia, la niñez, el mal, los cambios y un par de secretitos interesantes que no me atrevo a desvelaros. Echadle un ojo y luego ya hablamos.

 

SERIES

EL VISITANTE (HBO) Veo realmente poco revuelo con esta miniserie basada en una obra del inconmensurable maestro de Maine cuando, en realidad, lo tiene todo: el ka-tet, la criatura horripilante devoraniños, un trabajo de desarrollo de personajes maravilloso, una banda sonora genial, una historia realmente tensa que funciona tanto como thriller como de una suerte de It en miniatura. Llena de actuaciones a alabar y momentos de un despiadado magnífico, no sé cómo no está todo el mundo besando el suelo por donde pisa. 

30 MONEDAS (HBO) 
No pocos españoles se han preguntado si merece la pena cultivar el género fantástico en un país tan desagradecido como España. En mi opinión, joder, claro que merece la pena. Que exista gente como Alex de la Iglesia, creando historias como 30 monedas, con un amor por el género colosal, con demonios arácnidos salidos de leyendas gallegas, con posesiones demoníacas, espejos malditos y un millar de referencias cinéfilas (o cinéfagas, según se vean) de lo más retorcido del género en un formato de partida de rol de La Llamada de Cthulhu es admirable. Nunca está de más recordar que, en creativos, tenemos tanto nivel como cualquier tonto de Hollywood.

JOSÉ LUIS PASCUAL

Año extraño el que dejamos atrás en cuanto a cultura. Muchas distribuidoras han optado por posponer sus estrenos hasta que la situación esté más normalizada (cosa que no sabemos si llegará algún día), por lo que la temporada ha carecido de títulos potentes. En literatura, el confinamiento obligó a repensar la estrategia de las editoriales y a reflexionar sobre el modelo editorial reinante en nuestro país, aunque parece que una vez retomada la actividad las cosas siguen por el mismo camino. Aquí van mis libros, películas y series favoritas de 2020.

 

PELÍCULAS

RESIN (Daniel Borgman, 2019)
Estrenada en festivales, Resin supone toda una bofetada a las convenciones. Su mirada dulce pero finalmente cruel y árida nos hace reflexionar sobre el aislamiento y las relaciones personales. Una familia viviendo en un bosque, una chica que solo conoce la vida silvestre, la irrupción de la civilización… El choque entre todos estos aspectos da como resultado un filme fascinante que es al mismo tiempo un canto a la naturaleza y un ritual negro ejercitado sobre el alma humana. Tremenda. Os remito al podcast que Jota García y un servidor dedicamos al festival de Terrormolins, en el que hablamos con más detalle de esta y otras películas, y que podéis escuchar aquí.

HOST (Rob Savage, 2020)
No suelo ser muy amigo de las pelìculas que aprovechan la actualidad más rabiosa, pero el caso de Host merece reconocer su genial aprovechamiento de la pandemia. Un grupo de amigas realiza una sesión de espiritismo en pleno confinamiento, a través de una plataforma de videoconferencia. Rodada con ese estilo que denomino “terror en pantalla” (todo lo vemos como si estuviéramos delante de la pantalla de nuestro ordenador), la película hace valer todas las herramientas digitales que utilizamos diariamente para construir una cinta de terror bastante efectiva. Supongo que es de ese tipo de películas que sirven para un solo visionado, pero en eso cumple con creces.

THE GENTLEMEN (Guy Ritchie, 2019)
Guy Ritchie
volvió a su temática gangsteril con una producción de gran ritmo y una historia que agrega detalles muy interesantes a su filmografía. Con un reparto coral en estado de gracia, es de justicia reconocer la estimulante presencia de un Hugh Grant en un papel muy alejado de su imagen de galán. El tono macarra pero sofisticado resulta en una producción muy agradecida que merece ser recordada en este año mediocre. 

THE LODGE (Veronika Franz, Severin Fiala, 2019)
Los responsables de la potente Goodnight mommy regresaron con una producción en la que vuelven a utilizar un desarrollo pausado en pos de buscar la atmósfera de terror adecuada que impacte en su tramo final. Como pasaba en su anterior película, la ambigüedad es parte importante de la trama, plantando esa necesaria semilla de duda en el espectador. Quizá demasiado deudora del cine de Ari Aster, pero no por ello menos efectiva, The lodge triunfa por su tono, su ambientación y por la intensa presencia de Riley Keough en un personaje que deja poso. 

EL FARO (Robert Eggers, 2019)
Otra de las más grandes sorpresas de la temporada fue El faro, segunda película del especialito Robert Eggers. En ella, el director vuelca algunas de sus obsesiones en una alucinada historia sobre dos fareros aislados. Locura, humor negro, terror y mitología oscura van de la mano en una de esas propuestas que no dejará indiferente a nadie. Está claro que no es una película para todos los públicos, pero creo que cualquier amante del cine debería verla. El duelo interpretativo entre Willem Dafoe y Robert Pattinson es de los que marcan época. 

 

LIBROS

TROL (Luis Pérez Ochando – Ediciones El Transbordador)
Trol es una tenebrosa fábula sobre una niña que ve a su recién nacido hermano como un trol. Alrededor de tan curiosa premisa, Luis Pérez Ochando se destapa como retorcido cuentista que consigue anclarse en la mirada de la niña protagonista. Con ello, el autor nos regala una historia con varias aristas, plena de ambigüedad y surrealismo, que va girando sobre sí misma hasta imbricarse en nudos que, sin que nos demos cuenta, nos inmovilizan ante el horror desatado de su desenlace. Una de esas sorpresas que merecen atención y que, una vez más, denota el buen ojo de la editorial para publicar novelas de perversas raíces.

LOS ÚLTIMOS DÍAS (Brian Evenson – Dilatando Mentes)
Pocas veces un texto me ha sugerido rincones tan inciertos como Los últimos días. La impagable historia que propone Brian Evenson arrastra al lector a tirones hacia el más puro sentido de lo improbable. En una obra extraña y de difícil asimilación que lleva el espíritu de Kafka por caminos inexplorados y estimulantes, el autor se sumerge de lleno en la incoherencia de las pesadillas, y de paso se recrea en la explicitud de una violencia incomprensible pero fascinante. Novela que se quedará en tus intersticios cerebrales para siempre. 

T.ERRORES (Varios autores)
No será la mejor antología, ni estará en ninguna otra lista que no sea esta, pero T.ERRORES tenía que aparecer por aquí por muchos motivos. Primero, este díptico de relatos de terror y error es un muestrario de historias que transitan por muchos lugares distintos del género. Segundo, los autores que la conforman se revelan como un banquillo de lujo para los nombres que copan el mercado, demostrando que a veces novel y calidad van de la mano. Tercero, el error y otra manera de escribir terror, fundada en la experimentación y en la inversión del ángulo narrativo. Cuarto, porque puede ser el germen de una serie de antologías que, ojalá, puedan tener continuidad. ¿Nos leéis?

LA PENA Y LA NADA BAJO UN CIELO COLOR CARAMELO (Darío Vilas)
Binomio de relatos de una de las más potentes voces del género en castellano. Darío Vilas hace gala de una fuerza inédita en sus historias, que nos tocan profundamente a través de vericuetos poco explotados. Con una marcada querencia por una ciencia ficción diferente, los textos aquí incluidos transforman los paisajes exteriores en lugares que residen en nuestro interior, para recluirnos en nuestro propio infierno. Aún me estremezco al rememorar la huella que deja el segundo relato. 

LA INSTITUCIÓN (Jorge P. López – Dilatando Mentes)
Otro de los más insólitos artefactos nacidos en los últimos años en la literatura de género. La institución es un cuento barroco, una disquisición subliminal, un recargado sanatorio del que no podemos escapar, un averno de experiencias macabras, una historia de amor tortuoso, el terror gótico absoluto, la sensación de una absolución improbable, el tacto del miedo cínico, el regusto que deja la fiebre en la punta de la lengua, la piel mojada tras bucear en la laguna estigia, las nubes con forma de fin del mundo, el fuego frío de la muerte, el renacer de la literatura imposible. Nada más que decir.

NADIE PIENSA EN LOS NIÑOS (Santiago Eximeno – Quarks Ediciones Digitales)
El arte del microrrelato explota en esta antología donde Santiago Eximeno arroja píldoras suicidas de increíble poder destructivo. Tomando como referencia la figura infantil, el autor despliega una serie de terrores en formato mínimo que demuestran que el escalofrío se puede comprimir en formato breve con maestría. La eficacia de los pequeños textos aquí incluidos es infalible. Hallamos aquí un bestiario de repelús y estremecimiento que no se parece a ningún otro. Y además es gratis. ¿Te atreves?

 

SERIES

THE SHIVERING TRUTH (HBO)
Posiblemente, el mejor producto audiovisual estrenado en 2020 sea The shivering truth, miniserie de animación que escarba en el subconsciente para espetar una ristra de sensaciones (porque sus capítulos no forman historias, sino sensaciones). Su creador, Vernon Chatman, se erige como un verdadero chamán que nos ofrece trasladar nuestro estado de consciencia a otros niveles para descubrir una existencia muy distinta a la nuestra. Sugerente, perturbadora, irreal y espeluznante. No verás otra cosa igual, te lo puedo garantizar. 

WATCHMEN (HBO)
Mucho miedo había por esta nueva incursión en el universo de la obra maestra de Alan Moore. Pero la serie ha sorprendido al conseguir alejarse de la obra original al tiempo que rinde un perfecto homenaje y tribuno al cómic. La matemática precisión de sus tramas y capítulos resulta ejemplar, y tanto a nivel técnico como interpretativo encontramos una producción muy cuidada. Más allá de sus lecturas políticas, Damon Lindelof reivindica el poder del guion como reflejo de historias dentro de historias, creando un universo original que es generado a raíz del mítico cómic de Moore. Maravillosa sorpresa.

SERVANT (Apple TV)
Servant es la nueva incursión de M. Night Shyamalan en el mundo de las series. La llegada de una niñera a casa de una pareja acomodada para cuidar de un muñeco sirve como arranque de una historia que resulta ser una ácida y cruel visión de la maternidad. El formidable trío protagonista formado por Lauren Ambrose, Toby Kebbell y la misteriosa y ambigua Nell Tiger Free ya es motivo suficiente para su visionado (y más si añadimos a un intenso Rupert Grint, alejándose todo lo posible de Harry Potter). Pero además, sus momentos de sugerente terror y surrealismo elevan la apuesta por encima de la media. 

CLUB DE LECTURA

Para finalizar, hemos realizado una pequeña encuesta entre los participantes de nuestro Club de Lectura de Terror para dilucidar cuál ha sido la mejor lectura del Club en estos doce meses. El resultado ha arrojado un empate técnico entre la formidable revisión y actualización del mito de Drácula que realiza Xavier B. Fernández en Los archivos de Van Helsing, y el oscuro nihilismo que desprende la palabra de Thomas Ligotti en los relatos que componen Noctuario. Os dejamos el enlace a las reseñas grupales de ambas obras.

LOS ARCHIVOS DE VAN HELSING (Xavier B. Fernández – Ediciones El Transbordador)

NOCTUARIO (Thomas Ligotti – Valdemar)

Deja un Comentario

También te puede gustar